Alopecias poco comunes en mujeres

La alopecia más extendida en las mujeres es la androgenética, que afecta aproximadamente al 15% de las menores de 40 años y al 40% a partir de la menopausia, aunque algunos estudios apuntan a que cada vez está más extendida.

La alopecia androgenética femenina no provoca cabezas despobladas de cabello, como sí puede darse en la versión masculina, pero sus efectos son igualmente incómodos: los grados más avanzados de androgenética femenina provocan la aparición de cabellos lacios y frágiles en la parte superior de la cabeza; un fenómeno que resulta muy fácil de detectar si la mujer tiene un peinado con raya en medio. La androgenética femenina es la alopecia más extendida, pero también existe la frontal fibrosante, una dolencia casi exclusiva de la mujer, pues alrededor del 95% de los diagnósticos son en mujeres.

Pero hay otras alopecias que, si bien no están tan extendidas, sí afectan a la salud del cabello en la mujer. Son las alopecias poco comunes, y la mayoría de ellas se agrupa dentro de las alopecias cicatrizales. Son más de una veintena de variedades y sus males no están limitados sólo a la cabeza, sino a cejas, pestañas, axilas o pubis.

Las causas son diversas, como un eccema, lupus, dermatitis, envejecimiento capilar, cambios hormonales, desequilibrios alimenticios o situaciones de enorme estrés, entre otras causas, pero casi todos los casos tienen algo en común: tienen solución. Basta con localizar la causa del deterioro del cabello para aplicar el tratamiento y solucionar el problema.

Soluciones

Las alopecias poco comunes en mujeres están menos extendidas que las alopecias habituales (androgenética, fibrosante y difusa) pero también resultan menos agresivas y sus efectos suelen ser reversibles. Por ello, las soluciones habituales pasan por la estimulación del crecimiento del cabello para que recupere su densidad y vigor.

  • Láser capilar. Es un haz de luz que se aplica directamente sobre el cuero cabelludo y mejora la circulación sanguínea de la zona, haciendo que los folículos pilosos reciban más oxígeno y nutrientes. Esta estimulación consigue que el cabello crezca más fuerte y abundante.
  • Bioestimulación capilar. Son varias técnicas que consiguen prevenir la caída del pelo, frenarla y, en algunos casos, regenerar el crecimiento del cabello. En Instituto Médico Dermatológico se practican tres técnicas:

Sólo con algunas alopecias poco frecuentes las soluciones de estimulación pueden haber quedado inutilizadas, pues la afección ha podido destruir los folículos pilosos impidiendo que el cabello vuelva a crecer. En casos así, con zonas despobladas de cabello perfectamente visibles, una solución eficaz pueden ser los sistemas de integración de cabello.

  • Sistemas de integración de cabello. Son piezas de cabello natural del propio paciente que se integran en su propio pelo gracias a una malla de hilo transpirable, y le dota de mayor volumen y densidad. Al tratarse de cabello exactamente igual al del usuario (es su propio pelo), el resultado es homogéneo y natural.

1ª cita con especialista capilar gratis y sin compromiso

Pide cita ahora

Pin It on Pinterest