Comer menos azúcar, ¿es posible?

Comer menos azúcar es difícil, aunque posible. En posts anteriores hemos visto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo diario de entre 25 gramos y 50, donde las cantidades que no llegan a 25 son mucho mejores que las que están entre 25 y 50, y enormemente mejores que las que pasan de 50 gramos. Si consumes más de 50 gramos de azúcar al día, tu salud está en riesgo. En el post de hoy repasaremos algunas tretas que usa el azúcar para meterse en tu comida sin que te des cuenta.

terrón de azúcar

El azúcar que no engaña

Se vende en bolsitas y tiene forma de regalices, caramelos de miel, piruletas de fresa, gominolas con formas de ositos e incluso Sugus con sabor a piña. Todo lo anterior es azúcar, como sabes. Y lo mismo ocurre con la repostería, tanto la industrial como la que compras en el obrador cerca de tu casa, que puede ser más sana, pero sólo un poquito más: quizá tenga menos grasa, pero de azúcar va igual que los bollos de colores rosa intenso que ves en el supermercado. Caramelos, bollería y todo lo que encuentres en una tienda de chucherías es azúcar, mucho azúcar. Pero no engaña a nadie: si quieres comer menos azúcar, olvídate de las golosinas.

El azúcar que te confunde un poco

Te confunde porque piensas: “Huele a kétchup, sabe a kétchup y sale de un sobrecito de 12 gramos que dice que es kétchup”. Y es verdad, es kétchup, pero también es azúcar: 12 gramos de kétchup vienen con unos 3 gramos de azúcar. Es cierto que todavía falta mucho para rebasar los 25 gramos de azúcar que recomienda la OMS como consumo moderado, pero comparemos el sobre de azúcar con otro producto. Por ejemplo, con un sándwich de pavo con queso: 2 rebanadas de pan, más dos lonchas de queso más cuatro lonchas de pavo suman unos 3,6 gramos de azúcar. Un almuerzo completo de media mañana tiene sólo 0,6 gramos más de azúcar que un solo sobre de kétchup. ¿A que ahora sí parece una cantidad excesiva? (Y si te estás preguntando cuánto azúcar tienen las patatas de McDonalds, la respuesta es 0 con poco. Eso sí, sus sobres de kétchup son el doble de grandes de lo normal)

Persona comiendo hamburguesa de comida rápida

El kétchup es el ejemplo que hemos escogido, pero nos valen todas las salsas que puedas encontrar en el supermercado, todos los embutidos y casi todos los platos de comidas precocinadas. El fundamento para echar azúcar a todos estos alimentos viene de lejos: por lo general, nos gusta el azúcar, lo llevamos comiendo desde que éramos pequeños y desayunábamos cereales (bombas azucaradas: 30-40% es azúcar) y bebíamos Cola Cao (70% azúcar). Además, el azúcar modifica el sabor de los alimentos y es una táctica muy eficaz de los fabricantes de comida congelada para que sus productos, que nunca suelen ser muy sabrosos, nos resulten algo mejores cuando los sacamos del horno. Si quieres comer menos azúcar, reduce el consumo de salsas (prueba a inventártelas tú: sólo necesitas verduras, una batidora y especias). Come menos embutidos (reducirás michelines) y recurre a los alimentos congelados sólo en caso de emergencia. Al principio echarás de menos el punto dulce de los alimentos, pero luego incluso una CocaCola te parecerá demasiado. Eso es lo natural, lo raro es que comamos comida dulcificada a todas horas.

 El azúcar que te engaña descaradamente

Porque no se llama azúcar, se llama dextrosa, glucosa, fructosa… Cualquier cosa que leas entre los ingredientes de un producto y termine en -osa es azúcar. Por eso es importante que, si quieres controlar el azúcar, le eches antes un ojo a la etiqueta. Primero al valor nutricional (el azúcar está desglosado bajo los hidratos) y luego a los ingredientes: cuanto más cerca leas el azúcar del principio del listado de ingredientes, más cantidad de azúcar lleva ese producto. Leer las etiquetas será tu mejor aliado para reducir la ingesta de azúcar, por no hablar de la grasa o la sal.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar tu comentario, aceptas nuestra política de privacidad

Pin It on Pinterest

Share This