Alopecia cicatrizal, la alopecia de las mil causas

La alopecia cicatrizal agrupa a un extenso número de enfermedades y dolencias que tienen en común que atacan al cabello. Pueden ser males que afectan directamente al pelo, como la foliculitis (inflamación de los folículos pilosos) o enfermedades que poco tienen que ver con éste, como la sífilis o la tuberculosis, pero acaban por dañar al pelo.

En cualquier caso, las enfermedades que engloba la alopecia cicatrizal tarde o temprano provocan la caída del pelo y la cicatrización en una o varias zonas de la cabeza, lo que hace que el pelo no vuelva a crecer allí. Debido a sus múltiples causas, que veremos a continuación, muchas veces se puede interrumpir el desarrollo de este tipo de alopecias, pero las zonas que ya hayan sido afectadas serán irrecuperables, pues los folículos pilosos están destruidos.

No obstante, no hay que confundir la alopecia cicatrizal, que provoca la caída del pelo, la destrucción de los folículos pilosos y la cicatrización de la zona despoblada de cabello, con la alopecia temporal que puede darse puntualmente en algunas enfermedades o tratamientos agresivos como la quimioterapia. En estos casos no hablamos de alopecia cicatrizal, pues no aparecen las zonas cicatrizadas, sino de alopecia temporal cuyos efectos son, generalmente, reversibles.

Causas

Como se ha dicho, la alopecia cicatrizal puede estar causada por enfermedades del cabello o por enfermedades que atacan otras partes del cuerpo, pero que tienen por consecuencia la caída del cabello, como la tuberculosis, la sífilis, los linfomas, la metástasis o algunos tumores.

Alopecia por enfermedades hereditarias

El folículo piloso se ve afectado como consecuencia de una enfermedad hereditaria. Entre las principales causas se encuentran Aplasia cutis congénita, Nevus epidérmico, Síndrome de Bloch-Sulzberger, Poroqueratosis de Mibelli, Ictiosis, Epidermólisis ampollosa y Enfermedad de Darier.

Alopecia por enfermedades infecciosas

Algunas enfermedades infecciosas tienen entre sus consecuencias la caída del cabello. Hay diversas infecciones que afectan al cabello, pero se pueden destacar las siguientes: relacionadas con hongos, como Querión de Celso, Favus y Foliculitis Candidiástica; relacionadas con bacterias, como tuberculosis, sífilis, lepra o acné necrótico; relacionadas con virus, como el herpes; o relacionadas con protozoos, como la Leishmaniasis.

Alopecia por enfermedades neoplásicas

Las enfermedades neoplásicas guardan relación con los tejidos y, en sus fases más destructivas, pasan a denominarse cáncer. En relación a la pérdida del cabello, destacan los epitelomas, los linfomas, las metástasis y los tumores anexiales cutáneos.

Alopecia por dermatosis

Dermatosis es sinónimo de enfermedad en la piel. Entre las que tienen consecuencias malignas para el cabello se encuentran el liquen plano, liquen escleroso, Síndrome de Graham-Little, lupus eritematoso cutáneo, Esclerodermia, Dermatomiositis, Mucinosis folicular, Sarcoidosis y Necrobiosis lipoídica.

Alopecia por síndromes clínicos decalvantes

Son las alopecias provocadas por enfermedades que afectan directamente al cabello. Si hasta ahora veíamos enfermedades cuyas consecuencias pasan por la caída del pelo, en este apartado sólo se citan enfermedades que atacan directamente al cabello y provocan la alopecia. Entre estas enfermedades se encuentran la alopecia frontal fibrosante, Pseudopelada de Brocq, Foliculitis decalvante, Dermatitis pustulosa erosiva o Alopecia parvimaculata.

Soluciones

A pesar de su carácter irreversible, la alopecia cicatrizal rara vez afecta a una parte importante del cuero cabelludo, por lo que puede disimularse eficazmente con diversas soluciones definitivas como los microinjertos (si el paciente es apto, que en algunos casos no lo es y por tanto no es posible dicho tratamiento) o los sistemas de integración capilar. Los tratamientos para estimular el crecimiento del cabello están descartados, pues técnicamente hablando ya no hay folículos pilosos que estimular.

En el caso de los microinjertos, hablamos de extraer folículos pilosos del cabello sano del paciente para insertarlos en la zona afectada. Es una operación quirúrgica sencilla y presenta un resultado muy natural, pues se respeta la orientación original del cabello; el paciente recupera la imagen que tenía antes de sufrir la alopecia cicatrizal.

Por su parte, los sistemas de integración capilar son piezas de cabello natural del propio paciente que se integran en su propio pelo gracias a una malla de hilo transpirable, y le dota de mayor volumen y densidad. Al tratarse del propio cabello del enfermo, el resultado es homogéneo y natural. Los sistemas de integración son especialmente eficaces para disimular zonas de pérdida de cabello muy localizadas.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar tu comentario, aceptas nuestra política de privacidad

Entidad adherida a Confianza Online

Pin It on Pinterest

Share This