El ciclo de vida del cabello

El ciclo de vida del cabello se parece al de una planta. Por varias razones. Primera, en su forma: el cabello emerge a la superficie gracias al desarrollo de una raíz que se encuentra bajo el cuero cabelludo. Esta raíz, que sería una sola extensión y no un nudo de raíces como en el caso de las plantas, tiene varios segmentos, pero los principales son el bulbo, situado en la parte más baja, y el folículo piloso, la cavidad vertical de donde emerge el cabello, lo que sería, si seguimos imaginando una planta, la raíz que va desde el bulbo hasta el cuero cabelludo. Alrededor aparecen otros elementos importantes, como el músculo piloerector, encargado de impulsar el folículo hacia arriba, o las glándulas sebáceas, unos almacenes de grasa. Todo este sistema subterráneo está bajo el cuero cabelludo, lo único que podemos apreciar a simple vista es lo que sale a la luz: los pelos que emergen del folículo piloso, que pueden ser de 1 a 4 cabellos. Otro rasgo común en la comparación cabello-planta es la necesidad de estar convenientemente regado y alimentado. En el caso del cabello, los nutrientes llegan por medio del torrente sanguíneo, directamente al bulbo. La hidratación llega en forma de sangre y oxígeno, y los alimentos como proteínas, vitaminas (A, B y C, principalmente) y minerales (hierro, zinc, manganeso y silicio, entre otros).
ciclo de vida del pelo
El parecido final entre el desarrollo del cabello y el vegetal es el ciclo de vida. El pelo humano nace, crece, entra en hibernación y muere. Son tres fases:

  • Fase de crecimiento (anágena). Es la fase más larga, con entre 2 y 7 años de duración. El cabello emerge desde el folículo piloso y va creciendo a un ritmo de 1 centímetro al mes, aproximadamente. Las personas que mejor alimenten su cabello y tengan una vida saludable lo verán crecer más.
  • Fase de transición (catágena). Son 3 semanas en las que el pelo deja de crecer y el bulbo piloso, que recogía todo el alimento se separa del torrente sanguíneo. En consecuencia, el pelo ya no está alimentado y deja de crecer. En esta fase es común que, al peinarnos, nos llevemos más de un cabello sin que sintamos que lo hemos arrancado. Esto se debe a que el cabello sigue pegado a nuestro cuero cabelludo, pero ya no tiene tanto agarre como en la fase anterior.
  • Fase de reposo (telógena). O de caída. Durante 3 meses el cabello esperará su momento para separarse de nuestra cabeza, ya sea por su propio peso o arrancado en un cepillado.
Entidad adherida a Confianza Online

Pin It on Pinterest