Herencia genética y alopecia

La alopecia androgenética o alopecia común, que a partir de los 40 años afecta a 9 de cada 10 hombres y a 4 de cada 10 mujeres, tiene dos causas principales: la herencia genética y un drástico cambio hormonal. El desencadenante puede ser una de las dos causas o las dos a la vez.

Comúnmente se ha pensado que la alopecia androgenética se transmitía por herencia. Bastaba con mirar el volumen de cabello de los padres a ciertas edades para vislumbrar el futuro propio. Sin embargo, la ciencia, que no resolvió este misterio sino que lo amplió, añadió otro referente: el cromosoma X, que se transmite a través de la madre. Es decir, que la alopecia podía depender no de la ascendencia por parte de padre, sino de los varones por parte de madre.

Estudios más recientes avalan que la existencia de alopécicos por vía materna no garantiza la reproducción de la alopecia en líneas sucesivas, pero sí incrementa el riesgo de sufrirla. La predisposición genética a la alopecia agrava el debilitamiento de los folículos pilosos por efecto del cambio hormonal, la otra gran causa de la alopecia androgenética.

genética capilar

Este cambio hormonal consiste en que la testosterona es sustituida por dihidrotestosterona, o DHT, una hormona menos influyente que la testosterona que acaba por debilitar el folículo piloso. Como consecuencia de esto, el pelo crece más débil y fino hasta que deja de hacerlo.

La herencia genética predispone a la persona, y particularmente al hombre, a que los efectos de este cambio hormonal sean más rápidos y notables, pero no es el único valor que puede influir en la alopecia. Una alimentación deficitaria en vitamina B, proteína y hierro, una enfermedad no diagnosticada o un tratamiento médico agresivo también son condiciones que pueden influir en la alopecia.

Entidad adherida a Confianza Online

Pin It on Pinterest