Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

¿Es el verano la peor época del año para el cabello? El trío sol-sal-cloro podría hacernos pensar que sí pero también está el invierno con el abuso de los secadores y la sequedad de las calefacciones. No podemos olvidarnos del otoño, con la vuelta al estrés y a los días grises. Cada estación tiene sus amenazas para el pelo.

Chica bebiendo agua, con sombrero, protección del sol

¿Cómo podemos proteger nuestro pelo en verano?

Beber agua

Lógico, ¿verdad? Pues no todo el mundo lo hace. Beber agua en verano es esencial porque hidrata y porque nos hace olvidarnos de comer snacks y/o helados. Así es, si bebemos mucha agua nos llevamos menos cosas a la boca.

Nuestro pelo es un reflejo de nuestro cuerpo, si el cuerpo está deshidratado ya sabes las consecuencias. Un cabello hidratado estará alimentado y nutrido por lo que resistirá mejor los efectos del sol y los cambios de temperatura.

Comer bien

¿Pero esto no eran consejos para cuidar el cabello durante el verano? ¿Por qué seguimos hablando de alimentación? Porque el cabello de tus sueños no se consigue con potingues ni con sprays, el cabello sano y bonito se consigue desde dentro, alimentándolo y nutriéndolo bien. Una flor puede lucir bien en una foto si le aplicas agua y brillo pero, terminada la sesión, volverá a ser tan mustia como antes. Con el pelo pasa exactamente lo mismo.

Imagen de unos zumos de naranja, kiwi, frutos del bosque

¿Y qué hay que comer? Nos interesan sobre todo dos nutrientes: y vitaminas del grupo B.

  • Antioxidantes: son esenciales en esta época del año porque combaten a los radicales libres, esas basurillas que aparecen en cualquier proceso celular y que aceleran nuestro envejecimiento. ¿Y qué proceso celular se produce sobre todo en verano? La absorción de los rayos UV del sol. Así es el sol, generoso suministrador de la vitamina D necesaria para tener unos huesos fuertes y, al mismo tiempo, el causante del envejecimiento. Para limitar sus efectos tendremos que comer muchas vitaminas A, C y E, puesto que son almacenes de antioxidantes. Las encontraremos en el kiwi, el melón, los cítricos, las verduras y los frutos secos.
  • Vitaminas del grupo B: son esenciales para que nuestro cabello crezca sano y fuerte porque favorecen la creación de nuevo cabello. Las encontraremos en las verduras verdes, en el huevo, en las carnes y los pescados.

Si quieres un pelo saludable apúntate al reto de comer ensaladas todos los días, ya sea como plato principal o como acompañamiento. ¡Notarás la diferencia!

Nada de aparatos para el cabello

Secadores, planchas y rizadores tienen que desaparecer. Si en invierno abusabas del gel efecto mojado, ahora es tu momento para lucir auténtico efecto mojado sin gastarte ni un euro ni dejar tu pelo pegajoso. Guarda el secador en el armario y deja que tu pelo se seque solo.

En cuanto a las planchas, ya sabes que someter al cabello a altas temperaturas lo daña porque no está acostumbrado. ¿Imaginas cuál será el efecto si además de las planchas se pasa 16 horas bajo un sol abrasador? Cuando termine el verano tendrás que cortarte el pelo porque no habrá champú regenerador que corrija la sequedad y la falta de brillo. Así que haz un hueco en el armario y deja la plancha o el rizador junto al secador.

Si tienes el cabello con tendencia al encrespamiento hay una buena noticia para ti: en verano hay menos humedad, al menos en las zonas alejadas de la costa, así que no sufrirás ese frizz tan molesto. Ya no hay razón para las planchas.

Esa botellita no es para beber

Seguimos hablando de cambios de temperatura. El pelo sufre mucho cuando pasa del calor de la playa a la más llevadera temperatura del mar. A ti te puede parecer que no hay tanta diferencia, pero el cabello ya ves que no es todo lo resistente que podría haber sido, nota el cambio y sufre. Para reducirlo es aconsejable que lleves una botella de agua a la playa y mojes tu cabello antes de meterte en el mar. Si lo tuyo es la piscina, con el agua de la ducha bastará.

Haz lo mismo al salir, tanto por el cambio de temperatura que comentamos como para eliminar rastros de arena, sal y cloro que luego, cuando se seque el pelo, lo ensuciarán.

¡Más gorras!

Y llegamos al último consejo. ¿De qué forma podemos controlar la temperatura del cabello e impedir que el sol nos dé directamente? No hay sorpresas: gorras y sombreros de todo tipo, incluso pañuelos funcionan muy bien para limitar los daños veraniegos a nuestro cabello.

Así que ya lo sabes: si quieres que tu pelo no sufra tanto este verano, apunta estos 5 consejos sencillos y llévalos a la práctica. Una vez que veas los resultados seguro que los convertirás en un hábito cada año.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar