Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Son numerosos los factores que influyen en el crecimiento del cabello y que actúan como impedimento para que el cuerpo absorba de forma correcta los nutrientes esenciales necesarios para que el cabello crezca sano. Entre esas posibles causas, se encuentran las siguientes.

– Edad: solemos tener unos 600 folículos capilares por centímetro cuadrado sobre los 20-30 años de edad, cantidad que desciende a unos 485 al acercarnos a la cincuentena.

– Genética: determina la duración del ciclo piloso, sobre todo de la fase anágena, condicionando la longitud máxima que puede tener el cabello.

– Cambios hormonales: el cabello puede debilitarse debido a cambios hormonales en el cuerpo, como los derivados de la menopausia y de un mal funcionamiento de la glándula tiroides o del sistema autoinmune. Asimismo, las mujeres que padecen el síndrome del ovario poliquístico  pueden presentar pérdida de cabello debido a este desequilibrio hormonal.  También es bastante frecuente que tras el parto se experimente una mayor caída del cabello, proceso que decae según los niveles hormonales del cuerpo se van estabilizando.

Numerosos factores influyen en que el cuerpo no absorba de forma correcta los nutrientes para que el cabello crezca sano

Numerosos factores influyen en que el cuerpo no absorba de forma correcta los nutrientes para que el cabello crezca sano

– Estrés: en episodios de alto estrés, la glándula suprarrenal funciona en exceso y produce más adrenalina de la debida. Esto se traduce en un aumento de la producción de testosterona y dihidrotestosterona que, sin estrógenos suficientes para compensarlas, influyen en la salud del cabello.

– Medicamentos: algunos pueden tener efectos secundarios que inciden en el crecimiento del cabello y están relacionados con el tratamiento del colesterol, la diabetes, la tensión arterial y el cáncer. Aunque las pastillas anticonceptivas están incluidas en numerosas listas que las asocian a la alopecia femenina, nunca se ha establecido una relación directa certera entre la aparición de alopecia y el uso de anticonceptivos orales.

– Productos químicos: el abuso de tintes, lacas, planchas, rizadores, etc. puede dañar el cabello a largo plazo. Es necesario utilizar protectores que actúen de barrera ante estas agresiones y rebajar al mínimo el uso de estos productos.

– La dieta: una dieta con un escaso aporte de proteínas puede producir a largo plazo una caída prematura del pelo, ya que la composición del cabello presenta entre un 70 y un 85% de proteínas.  Es recomendable incluir en la dieta diaria al menos 150 gramos de proteínas, que se encuentran, sobre todo, en la carne, el pollo, el pescado, las alubias y los huevos.

Ante cualquier síntoma de un crecimiento anormal del cabello, desde IMD recomendamos acudir a un especialista capilar con el fin de poner solución cuanto antes y evitar problemas futuros de mayor calado.

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar