Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Si te gusta leer sobre nutrición, seguro que has visto cómo en los últimos meses se han multiplicado los artículos sobre semillas. ¿Es que se han descubierto nuevas? ¿Acaso sabemos hoy más sobre sus propiedades que hace años? La verdadera razón que explica que hoy podamos encontrar semillas de chía, de amapola, de sésamo o de lino en cualquier supermercado tiene más que ver con el negocio que con sus propiedades nutricionales. Pero esto no significa que no nos aporten algo bueno. En el post de hoy hablaremos sobre semillas y sus beneficios.

Lentejas

  • Hola, una pregunta: ¿tienen semillas de amapola?
  • ¿Para comer o para cultivar?

Hace unos años esta escena nos podría parecer un chiste malo, pero hoy pertenece al mundo real. La frontera entre jardinería y la sección de alimentos ecológicos es cada vez más estrecha. Todo esto se debe a una estrategia de la industria alimentaria para lanzar nuevos productos para un determinado tipo de consumidor que busca la etiqueta “ecológico” en todo aquello que se lleva a la boca. Y no es un fenómeno perjudicial, sino justo lo contrario: las semillas son muy saludables. Eso sí, tenemos que tener claro que todo esto tiene un propósito comercial.

Por ejemplo, las semillas de chía no son nuevas, se consumen desde siempre en algunos países de Latinoamérica, igual que en España llevamos años comiendo semillas de sésamo en bizcochos y panes. Lo que ocurre es que lo que no había antes y sí hay en la actualidad es una demanda por alimentos más saludables unida a una demanda por alimentos novedosos.

Y esto es una oportunidad de oro para las marcas. Junta las ganas de comer sano con alguna celebridad que anuncie que come muchas semillas de X tipo para estar delgada y ya tienes el cóctel perfecto ¡Todo el mundo las querrá! (Esto no es exclusivo de las semillas. ¿Te has preguntado por qué ahora tantos jóvenes han descubierto los beneficios del aguacate, una súper fruta de la que hemos hablado ya por aquí? La razón es sencilla: por un programa de televisión)

Hay mucha gente que piensa que las almendras o las avellanas son alimentos de otra época y por eso en sus ensaladas echa semillas de cáñamo. ¿Cuál es el gancho? Hay dos ganchos: uno, su alto contenido en grasas saludables y minerales; dos, que comer semillas de cáñamo es “moderno”. Pero lo cierto es que el valor nutricional de los frutos secos de toda la vida y de estas semillas sorprendentes y juveniles es parecido. Unas tienen más vitaminas, otras más minerales, la proporción de grasas saludables varía… pero todos son alimentos grasos con propiedades más que beneficiosas. ¿Hay algún problema en todo esto? Sólo para el bolsillo: las semillas son mucho más caras que los frutos secos de toda la vida.

Semillas que gustan

Explicado el fenómeno de la fiebre por las semillas, hablemos ahora de ellas. Básicamente, las semillas son alimentos ricos en omega 3, en fibra y en grasas poliinsaturadas (las grasas que bajan los niveles de colesterol tanto bueno como malo). En cuanto a su aporte de vitaminas y minerales, hay de todo: hay semillas que son bombas vitamínicas y otras que aportan lo mismo que un tapón de corcho (y saben un poco igual)

Por ejemplo, las semillas de amapola apenas tienen vitaminas pero son ricas en calcio y magnesio. Las de sésamo bien podrían venderse en bolsitas y llamarse «Píldoras concentradas de vitamina B1 (tiademina), magnesio y fósforo». Las semillas de lino son de las más ligeras tanto en vitaminas como en minerales: aportan entre el 12 y el 13% de las cantidades diarias recomendadas de magnesio, manganeso y cobre; compara estas proporciones con la chía, que aporta más del 110% de magnesio y del 136% de manganeso diario recomendado.

Las famosas pipas de girasol (tostadas y sin sal), que no tienen tanto marketing como la chía, rompen récords con el 245% de la CDR (cantidad diaria recomendada) de cobre, el 222% de fósforo y el 158% de vitamina B5 (ácido pantoténico, fundamental para nuestro organismo).

Sus primas hermanas, las pipas de calabaza, también van bien de minerales y añaden algunos antioxidantes más que interesantes. (Eso sí, como decíamos más arriba, siempre que tomes semillas, y especialmente si son pipas, escoge las que están tostadas. Las que se fríen en aceite y se envuelven en sal no son recomendables porque tienen grasas trans –aumentan colesterol malo– y mucha sal, lo que puede producir problemas de circulación)

Como ves, cada semilla tiene sus propias ventajas, así que es muy útil que antes de comprar eches un ojo a su valor nutricional. Porque hay semillas que son muy nutritivas, pero otras han pasado de ser acompañantes del pan de hamburguesa a desayuno recomendado, y no merecen ese reconocimiento aunque un ejército de actrices de moda digan en Instagram que sus desayunos y cenas mejoran mucho con esas semillas tan caras.

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿La levadura de cerveza hace que crezca el pelo? - Instituto Médico Dermatológico - […] puedes descubrir beneficios aporta el consumo de semillas como las de amapola, girasol, […]
  2. Aceite de Argán: 'Oro líquido' para la salud del cabello - Instituto Médico Dermatológico - […] un árbol, cuyas semillas reciben el mismo nombre. De ellas se extrae —de forma artesanal y mecánica, sin aditivos…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar