Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

En los últimos años, China ha experimentado un proceso de modernización apabullante que, entre otras cosas, ha tejido una red de comunicaciones terrestres que alcanza incluso la aldea más recóndita. Una de ellas es Huangluo, un poblado de menos de un centenar de familias de la etnia Yao.

Gracias a este estupendo sistema de carreteras, los habitantes de las principales ciudades chinas han podido redescubrir gentes y tradiciones que habían quedado aisladas en el espacio y el tiempo. Pero China no siempre ha buscado la inclusión. Los Yao se asentaron allí, a 700 kilómetros de Hong Kong, cuando el gobierno desplegó una política de persecución y segregación de las minorías en favor de la etnia Han, condenando a las primeras al ostracismo y la pobreza extrema.

Con el proyecto de recuperación de la diversidad cultural china, Huangluo se convirtió en un destino turístico predilecto, impulsando económicamente a su población. En un principio, la gente quería ver los Campos de Dragón, las plantaciones de arroz más famosas del mundo, pero en este peregrinaje gastronómico descubrieron un atractivo antropológico aún más fuerte: las larguísimas cabelleras de sus mujeres.

Peinado tradicional de tres coletas

Tradicionalmente, las mujeres Yao llevan cabelleras que van de 1,60 a 2,10 metros recogidas en su tradicional peinado, que consiste en enrollar el pelo sobre sí mismo y envolverlo alrededor de la cabeza. Las jóvenes solteras deben cubrir el pelo con un pañuelo. Su cabello no debe verse ni tocarse hasta el matrimonio.

Al cumplir 18 años, las madres cortan las largas coletas a sus hijas, y estas deben abandonar a sus padres y sus casas para tener una vida independiente. Esta primera coleta cortada es una de las tres que componen el tradicional peinado. En él se une el cabello natural, peinado hacia el frente; la coleta de los 18 años; y una tercera coleta que se va formando a partir del cabello que se cae al momento de peinar el pelo. El turbante de cabello lleva un nudo al frente cuando la mujer portadora ya es madre.

¿Dónde está el truco?

Estas cabelleras largas, sedosas y sin una cana, incluso en las mujeres más ancianas de Huangluo, nunca han conocido el champú. Se lavan con agua de arroz fermentada (el agua que queda después de lavar el arroz para su consumo) preparada al fuego con cáscara de pomelo y hierbas de la montaña. La receta es secreta, y las mujeres sostienen que es la clave para mantener el cabello negro, suave y abundante. Lo aplican sobre el pelo, lo dejan actuar unos 20 minutos y luego lo aclaran con agua limpia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kalina Mihaylova (@kaly_gm)

De tradición a atracción

Con la llegada de forasteros, el cabello de las Yao empezó a llamar más y más la atención. Los turistas no paraban de pedirles a las mujeres que se soltaran el cabello para ver su longitud. Así fue como un grupo de mujeres decidió organizarse para dar espectáculos y conseguir dinero realizando en público esta ceremonia privada (que tradicionalmente solo puede presenciar el marido).

Comenzaron haciéndolo en sus casas, pero la demanda aumentó tanto que decidieron construir un teatro. En él, mujeres de todas las edades participan para representar un espectáculo en el que se cuentan las tradiciones relacionadas con el pelo a lo largo de toda la vida de una mujer Yao. Gracias a esto, las mujeres de Huangluo logran conseguir dinero y superar, poco a poco el estado de extrema pobreza en el que vivieron sus antepasados y crecieron ellas mismas.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar