Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Elaine, los hombres calvos sin trabajo ni dinero que viven con sus padres no se aproximan a mujeres desconocidas

George Costanza

La historia de la televisión cambió a finales de los años 80 cuando salió al aire una serie de televisión sobre nada. Aunque existe un episodio metaficcional de la propia en el que se explica el nacimiento del show y se insiste —particularmente George insiste— en que la serie no se trata de nada, la verdad es que Seinfeld trata sobre la vida misma.

Unánimemente considerado uno de los mejores programas de televisión de todos los tiempos, Seinfeld es una comedia exquisita protagonizada por cuatro arquetipos modernos y sus vicisitudes en un mundo que está cambiando. Adelantado décadas a su tiempo, Seinfeld gira en torno a la vida cotidiana de un freelancer (Jerry), una feminista (Elaine), un hipster (Kramer) y un individuo inseguro con dificultades de adaptación (George). Cualquier grupo de amigos de hoy en día, pero en 1989.

¿Quién es George Costanza?

Jason Alexander actor que encarna a George Constanza

Hijo de Estelle y Frank, una pareja disfuncional de larga data, George crece lleno de complejos y con una moral cuestionable, que luego adereza con obsesiones inexplicables e insanas. Lo cierto es que a George le va mal: no es bueno con las mujeres, no es particularmente brillante en el ámbito laboral, su situación económica no es la mejor, sus sofocantes padres no le dan un respiro, etc. En resumen, George es un perdedor.

Pero ¿por qué George Costanza es un perdedor?

Si se lo preguntáramos a él, diría que porque es calvo, bajo y regordete. Si fuera bajo y regordete, podría sortear la situación. Pero la calvicie… la calvicie es una condena. Es por eso que George intenta múltiples remedios desesperados e ineficaces, vista la tecnología de la época, para remediar su problema capilar. Sus amigos están de acuerdo: su calvicie lo coloca en una situación de desventaja; y sí, definitivamente, George es un perdedor. Forma parte de su esencia.

Pero hoy venimos a discutir una verdad ampliamente aceptada.

Atención: ¡George Costanza NO es un perdedor!

La verdad es que George consigue lo que quiere cuando realmente lo quiere, como ese trabajo en los Yankees de New York u otros empleos para los que no está en lo absoluto capacitado. Podría ser un ganador, pero frecuentemente George se encuentra en una posición desfavorable porque, de cierta forma, está predispuesto a pensar que es precisamente ese su lugar en el mundo. En efecto, el único episodio en el que George es un auténtico triunfador es ese en el que toma la determinación de hacer todo lo opuesto a lo que normalmente haría, y eso cambia su suerte.

George no es muy inteligente

Los ejemplos en los que una actitud distinta pudo haber sido determinante para el curso de las cosas son muchos, pero veamos alguno de los más icónicos: el test de coeficiente intelectual. En «The Coffee» («El café»), una de las numerosas y pasajeras novias de George, Monica, estudiante de educación, le pide a George tomar un test de IQ con propósitos meramente académicos.

A pesar de que Monica no está tratando de poner a George en ninguna posición incómoda, nuestro acomplejado personaje se encuentra extremadamente nervioso por la tarea. Seguro de que fracasará, idea un elaborado plan para que Elaine haga el test en su lugar. Todos están de acuerdo en que Elaine es la intelectual del grupo, y George quiere quedar bien con su novia —quien, de nuevo, ni siquiera estaba poniendo su inteligencia en tela de juicio—, así que el puntaje de Elaine seguramente lo hará quedar como un ganador.

View this post on Instagram

Strengths include: Having no strengths.

A post shared by Seinfeld (@seinfeldtv) on

Debido a varias circunstancias, Elaine no logra completar bien el test, por lo que obtiene un bajo puntaje. Tal vez incluso más bajo del que hubiera obtenido George… ¡nunca lo sabremos! El hecho es que, además de ser inteligente, Elaine también es orgullosa. Respaldada por George, quien insiste en causar una buena impresión —aunque el puntaje no había disminuido el aprecio de Monica por él—, repite el engaño del test, pero esta vez son descubiertos.

En este punto, Monica pierde toda estima por George. ¡Pero no por su inteligencia!, ni por ninguno de sus otros complejos, sino porque había sido deshonesto con ella —cosa que George está más que dispuesto a hacer, con tal de que no se evidencie ninguno de los que, según él, son sus más terribles defectos—. La moraleja es que si George no hubiera estado acomplejado por sus deficiencias, hubiera hecho el test desde el inicio, tal vez con mejores resultados que Elaine, y no hubiera mandado al traste su relación con Monica. En lugar de eso, tomó la decisión menos inteligente.

El tupé

Un día, determinado a cambiar su suerte, George compra un tupé. Con él adquiere también la dosis de seguridad necesaria para darle un giro a su vida. Tristemente, el giro lo envía directamente al despeñadero. George se ha «convertido en un idiota», según Elaine. Todos piensan que está actuando de manera ridícula, excepto Kramer, quien está impresionado por su sorprendente atractivo y le arregla una cita con una amiga suya que resulta ser calva. George, enfrentado de otra forma a su complejo, la rechaza. Elaine, molesta por la ironía del asunto, le hace notar su hipocresía y le arranca el tupé porque, evidentemente, George no está preparado para manejar una vida en la que sus complejos desaparecen.

Es una cuestión de actitud

Cuando llega a la NBC, en cambio, lo hace con la seguridad de quien tiene una gran idea entre manos. Lo siguiente que sucede es que Susan, la ejecutiva del prestigioso canal presente en la reunión, se enamora de él. Tanto, que se muda a su apartamento casi de inmediato, le presenta a sus padres, deja de lado la evidente brecha social que hay entre ellos, le perdona mil afrentas importantes —como la irreparable pérdida de la cabaña familiar en un incendio o sus intentos de terminar con la relación—, vuelve a él luego de experimentar otros caminos de su sexualidad y está dispuesta —o, más bien, determinada— a casarse con él.

Lamentablemente, Susan muere a las vísperas de su boda —como consecuencia de la tacañería de George, pero esa es otra historia (aunque no del todo desligada de su actitud de perdedor)—. Esto, que podría ser una tragedia para cualquier ser humano, resulta una bendición para George, pues consigue así escapar de una relación en la que no quería estar sin tener que afrontar la responsabilidad de terminarla.

Antes de que Susan muriera

A pesar de sí mismo, George es capaz de grandes conquistas amorosas. Eso no solo se demuestra con Susan, sino que se afianza, por ejemplo, cuando logra seducir con extraordinaria facilidad —y a pesar de una cita no muy agraciada— a la afamada actriz Marisa Tomei. La relación está frustrada al nacer; pero no porque ella no fuese a fijarse nunca en el pobre y feo de George —de hecho, él es exactamente su tipo—, sino porque él, incapaz de asumir las riendas de su propia vida, estaba atrapado en su relación con Susan, indeseada desde hacía tiempo.

En lugar de enfrentar finalmente a Susan antes de buscar el encuentro con Marisa Tomei, George se comporta como el típico perdedor desesperado, y apresura los hechos. Cuando descubre que, efectivamente, la estrella quisiera estar en una relación con él, se ve obligado a confesar su compromiso de matrimonio. Así, quema su oportunidad de triunfo, para volver a la cárcel de su incapacidad de decisión y firmeza, incluso después de que Susan muere, dejándolo libre de su compromiso, porque Marisa, desde luego, ya no quiere saber nada de él.

View this post on Instagram

Who schedules a 9am meeting on Monday, anyway?

A post shared by Seinfeld (@seinfeldtv) on

No seas como George Costanza

Si tienes problemas de calvicie, existen muchas posibilidades para mejorarlos con dignidad y sin llamadas costosas a China, pero si no existe aún un tratamiento particularmente efectivo para tu caso o simplemente decides asumir tu aspecto físico como venga, recuerda que George Costanza realmente no es un perdedor, sino que elige serlo.

 

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza


 
Consigue 200€ gratis
con tu tratamiento
HASTA EL 29 DE FEBRERO

PEDIR 1ª CITA GRATIS CON PROMO
close-link

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar