fbpx

Alopecia Areata

Alopecia Areata

La alopecia areata es la pérdida de pelo que afecta los folículos pilosos, las estructuras del cuero cabelludo de donde crece el cabello. Generalmente, la alopecia empieza en forma de pequeñas placas redondas solitarias o múltiples placas, afectando al cuero cabelludo y/o otras áreas del cuerpo.

El crecimiento del pelo suele tardar de 6 a 12 meses, pero en algunas personas, el problema puede ser más severo y causar una calvicie total (alopecia universal).

El 60% de los casos de Alopecia Areata presenta su primera placa alopécica antes de los 20 años, afectando por igual a hombres y mujeres. Es interesante detectarlo de forma temprana, tanto hombres como mujeres deben saber cómo empieza la alopecia para tratar de tener claro cuándo sufre una pérdida que se sale del ciclo de vida del cabello.

La causa de esta enfermedad puede ser una reacción autoinmune: el sistema inmunológico ataca por error otras partes sanas de su propio cuerpo, en este caso los folículos pilosos. Los factores genéticos también podrían causar este tipo de alopecia. Además de los efectos visibles, falta de pelo, la alopecia puede provocar trastornos psicológicos como trastorno de ansiedad, depresión, insomnio, inseguridad que puedes ser superados con el conocimiento de la realidad y la ayuda de los demás.

En IMD te ayudamos a tratar tu problema de alopecia areata y te proporcionamos información especializada. Ven a vernos sin ningún compromiso.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

1ª Consulta Gratuita

Identifica tu alopecia en 1 minuto

La caída del cabello también puede deberse a ciertas enfermedades como el lupus, la diabetes y algunas infecciones poco comunes. En estos casos, la alopecia temporal puede ser un síntoma más de la afección, por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla adecuadamente.