Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Si estás preocupado por la posibilidad de perder tu cabello o ya estás notando que se te cae más de lo normal, aquí tienes un top 5 de las causas más comunes de la calvicie. Identificar la causa es el primer paso para iniciar el tratamiento más apropiado para detener la caída y fortificar el pelo.

Genética

Es una imagen de una trenza de ADN

No podemos engañar a los genes, o por lo menos no todavía. Si en nuestro ADN está escrito, sufriremos la pérdida del cabello, seamos hombres o mujeres. Sin embargo, ni siquiera la genética es definitiva, porque hay numerosos tratamientos con los que se puede prevenir, detener, contrarrestar o reparar la pérdida del cabello por causas hereditarias. Las soluciones son tan variadas como los tratamientos capilares que ofrecemos en IMDermatológico, por lo que lo mejor que puedes hacer acudir a centro especializado y que determinen tu tratamiento.

Alimentación

Imagen en la que se ve desde arriba un plato de comida

La primera posible causa para la pérdida del pelo es un problema en tu alimentación. Por ejemplo, puede que tengas anemia; es decir, una falta de glóbulos rojos en la sangre —que, a su vez, se origina por distintas causas—. Al no tener suficiente capacidad para nutrir todos los sistemas, tu cuerpo priorizará las partes más importantes. El pelo, por supuesto, va al final de la fila, después de todos los órganos vitales…

Si tienes anemia, debes acudir a tu médico cuanto antes para tratarla, pues afecta el funcionamiento de todo tu organismo. Para recuperar tu salud capilar, te recomendamos los tratamientos de bioestimulación, que mejorarán la irrigación de los folículos pilosos y le devolverán la salud a tu pelo.

Varios platos de comida, carne, verduras, pescado

También es posible que, sin llegar a la anemia, tengas déficit de una o varias vitaminas importantes para la salud capilar. Esto puedes solucionarlo asegurándote de llevar una alimentación rica en frutas y vegetales e integrando a tu alimentación un suplemento.

Otros hábitos, como el consumo de alcohol, pueden favorecer alopecias en curso y propiciar las deficiencias nutricionales que vimos arriba, por lo que es recomendable limitar la cantidad de bebidas alcohólicas que se ingieren, ¡y no solo por el pelo!

Hormonas

Además de los nutrientes que ingerimos, nuestro cuerpo produce una serie de sustancias químicas que regulan el funcionamiento de nuestro organismo: las hormonas. A lo largo de nuestras vidas, se producen una cantidad de cambios hormonales, algunos normales y otros no. Algunos de estos pueden afectar la salud capilar y ocasionar la caída del pelo.

Las enfermedades como el síndrome del ovario poliquístico y los problemas de tiroides pueden ocasionar el debilitamiento y la caída del cabello. En estos casos, lo fundamental es acudir a un médico especialista para tratar el problema. La recuperación del equilibrio hormonal conllevará a la recuperación de tu salud capilar.

Imagen en la que se ve una chica con la chaqueta abierta y asoma su barriga de embarazada

En las mujeres, las hormonas relacionadas con la reproducción juegan un papel fundamental. Puede manifestarse una pérdida del cabello durante el embarazo y después del parto debido a los grandes cambios hormonales que ocurren en el cuerpo durante estos procesos tan complejos. La caída del cabello es normal, pero dentro de ciertos límites y durante un tiempo determinado. Si la pérdida es excesiva o se prolonga más allá de los 6 meses posteriores al parto, lo adecuado es hacer un análisis capilar (gratuito en cualquiera de nuestras clínicas).

En la imagen se ve un blister de anticonceptivos

También las píldoras anticonceptivas, que introducen cambios hormonales en el cuerpo para evitar la ovulación, pueden producir la caída del cabello, especialmente en mujeres con una predisposición genética. Si comienzas a tomar anticonceptivos orales y notas que pierdes un poco de cabello, no debes preocuparte, puede ser parte del proceso de adaptación. Puede suceder también al cambiar de tipo o incluso de marca de píldora.

Este síntoma capilar, así como los efectos adversos molestos, deberían desaparecer una vez que tu organismo se habitúe. Sin embargo, si el problema persiste más allá de los 3 meses, debes consultar a uno de nuestros especialistas porque podrías sufrir de alopecia androgenética femenina.

Mujer de mediana edad sonriente y con los brazos cruzados

Este tipo de alopecia también puede verse desencadenada por la menopausia. Durante este proceso, los doctores pueden recomendar tratamientos hormonales antiandrógenos que faciliten la adaptación a esta nueva fase de la vida, disminuyendo los efectos adversos, entre los cuales también se encuentra la caída del cabello. Sin embargo, la alopecia puede persistir una vez terminado el tratamiento hormonal.

Existen otros tratamientos preventivos que, además, son menos invasivos que los hormonales, como la bioestimulación y el láser capilar. En caso de que la alopecia haya avanzado y haya zonas del cuero cabelludo desprovistas de pelo de manera definitiva, ¡no desesperes!, los tratamientos de integración capilar o los injertos capilares son la solución.

Enfermedades

Imagen del primer plano de la cara de una chica, se centra sobre su ojo, ceja

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, ¡nos recubre por completo!, y eso incluye al cuero cabelludo. Si sufrimos alguna enfermedad de la piel, es probable que sus efectos repercutan en nuestra salud capilar.

Algunos problemas dermatológicos son específicos de esa parte de piel que recubre nuestras cabezas, como la caspa. Este problema suele ser relativamente sencillo de tratar, con frecuencia, basta con usar un champú especial anticaspa y complementarlo con cremas y mascarillas especiales. Pero a veces parece que no podemos deshacernos de la caspa… En ese caso, lo mejor es acudir a los expertos. ¡Aquí te estamos esperando!

Psicología

Un chico entristecido mira por una ventana

Nuestra mente puede lograr grandes cosas, tanto positivas como negativas. En los últimos años, la medicina ha afianzado cada vez más la certeza de que nuestra psicología tiene efectos concretos en nuestro estado físico. La salud capilar no escapa de esto.

El estrés, la ansiedad y los cambios emocionales afectan a nuestro cabello y pueden causar, por ejemplo, alopecia areata. Es oportuno aplicar técnicas de control del estrés, la ansiedad y las emociones, al tiempo que se lleva a cabo el tratamiento capilar más adecuado para el caso.

Si estás observando una caída anómala de tu cabello, pero las posibles causas no parecen encontrarse en este top 5, solicita tu cita gratis para que nuestros especialistas puedan realizar una evaluación capilar personalizada y den con la causa. Recuerda que la consulta y el diagnóstico son gratuitos.

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar