Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Madre mayor e hijo de mediana edad

Vamos a comenzar el post de esta semana con algunos ejemplos para ver si alguno de ellos os resulta familiar.

  • Pablo ha salido un rato con sus amigos cuando, de repente, se despide de todos ellos porque tiene que ir a visitar a su madre.
  • Daniel discute continuamente con su mujer porque está siempre pendiente de su madre atendiendo a cualquier demanda que esta le hace aunque ello suponga tener que desentender su casa.
  • Roberto se lamenta porque desde que se casó y formó su propia familia no tiene tiempo para visitar a su madre a diario. Aprovecha los fines de semana para pasar tiempo con ella aun sabiendo que esto enfada a sus hijos y su mujer.
  • Diego debe llamar puntualmente a su madre a una determinada hora de la tarde. El día que no lo hace o se retrasa, recibe una terrible reprimenda por parte de esta.

Las personas somos seres sociables que comenzamos a establecer los primeros vínculos afectivos con nuestros padres. Estos primeros vínculos sentarán las bases para las relaciones sociales que estableceremos a lo largo de nuestra vida, así como de las relaciones de pareja.

El papel que desempeña la madre en la crianza de los hijos resulta fundamental en la formación de la seguridad emocional de los mismos.

Los primeros límites en el comportamiento de los niños se establecen por los padres o, en su defecto, por aquellas personas que les proporcionan seguridad y bienestar tanto física como emocional. Si estos límites han quedado lo suficientemente asentados en el niño no es difícil adivinar a quiénes harán caso cuando se conviertan en adultos. En esta relación o díada entre madre e hijo, la esposa o mujer queda completamente al margen. Hablamos en la inmensa mayoría de casos de madres autoritarias, sobreprotectoras o ambivalentes en el proceso de crianza.

Tríada madre-hijo-esposa

La madre sigue pensando que tiene la obligación de seguir criando a su hijo sin tener en cuenta que ya se ha convertido en una persona adulta. Piensa que ninguna mujer es lo suficientemente buena para su hijo. En ocasiones, aun cuando la madre ya ha fallecido, el hijo sigue respetando las normas que ella instauró y comportándose “como un buen chico”, tal y como su madre le enseñó.

El hijo de mama estará pendiente siempre en primer lugar de las necesidades de su madre, en segundo lugar de las suyas y por último de las de su mujer e hijos. Obedecen a su madre por esta interiorización de normas en su infancia y por no tener que verse sometidos a la reprobación o castigo de su madre. Inconscientemente, un hijo de mamá raramente reta la autoridad de su madre.

En esta tríada la esposa es la tercera en discordia. Si desea continuar la relación con su marido deberá construir nuevas estructuras afectivas y establecer límites en la convivencia y relación con su madre.

 

Tipos de mamitis

  • Mamá gallina: le gusta tener a sus hijos bajo su protección. Para ellas la situación ideal es vivir todos juntos si las condiciones de espacio lo permiten y si no es así, pasar la mayor parte del tiempo que se pueda juntos.
  • Mamá sargento: esta madre se encarga de poner reglas, límites, normas y castigos tanto en su casa como en la casa de su hijo, incluyendo a su nuera y nietos. El “porque lo digo yo” o “porque soy tu madre” es utilizado muy frecuentemente por este tipo de madres.
  • Mamá chantajista: son capaces de provocarse una enfermedad emocional ante la ausencia de los hijos para hacerles sentir culpables: “si algo me pasa quedará en tu conciencia”. Estas estrategias son ampliamente utilizadas por este tipo de madres.
  • Mamá “Wonder Woman”: es la madre que protege a su hijo de todo aquello que ella considera que lo puede perjudicar, incluyendo a una nuera poco adecuada. Si necesita comprar algo le indica dónde está más barato y si tiene cualquier problema enseguida ofrece una solución.
  • Mamá “amiga fiel”: es aquella madre que se considera la única amiga de su hijo aunque este ya esté casado y tenga sus propios hijos.
  • Mamá sabionda: es aquella que todo lo sabe, tiene respuesta para todo lo que esté relacionado con su hijo: su trabajo, su nuera, sus nietos…

Sugerencias para el cambio

  • Aquellos hombres que hayan establecido durante su infancia una relación de apego sana y segura no tendrán ningún problema en repartir sus afectos de forma equitativa entre su nueva familia (mujer e hijos si los hubiera) y su familia de origen dando prioridad siempre a los primeros.
  • Si en la relación de pareja la mujer no establece nuevas normas de convivencia y se las hace saber al marido, este seguirá rigiendo su comportamiento según las normas establecidas por la progenitora.
  • Debemos comprender que es muy difícil controlar las conductas de las personas. En el caso concreto que nos ocupa, la mejor estrategia no es precisamente tratar de controlar cómo se comporta tu marido en relación con su madre, sino informarle y hacerle comprender cómo te sientes con relación a este tema; comprobar si él es capaz de reaccionar y darle a su familia el lugar que le corresponde y no tener que estar compitiendo continuamente con tu suegra.

Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones

¡Puedes registrarte aquí! 

suscríbete a nuestra newsletter

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Artículos relacionados

La crisis de mediana edad y el cabello

“En el medio del camino de nuestra vida”, como diría Dante, es común que nos replanteemos muchos asuntos que parecían claros, y decidamos cambiar lo que somos y la manera en la que nos relacionamos con el mundo. Diversos estudios indican que aproximadamente el 15% de...

leer más

¿Mi bebé tiene caspa?

En los lactantes, podemos observar la aparición de un sarpullido rojizo con formación de escamas amarillentas en la parte superior de la cabeza. Esto puede alarmar a muchos padres, pues piensan que sus bebés han nacido con la desfortuna de enfrentarse a la caspa desde...

leer más

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar