Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

La forma en la que llevamos nuestro cabello es una declaración de quiénes somos y nuestro concepto de estilo. Así lo demuestra Billie Eilish —artista y compositora—, quien con solo 18 años ha revolucionado el mundo de la música y, sin lugar a dudas, el de la moda también. Con más de 49 millones de seguidores en Instagram, la cantante estadounidense está marcando pautas con su estilo rebelde y libre de prejuicios, teniendo gran influencia en la comunidad millennial y zillennial.

Con su estilo, el estereotipo del fashion juvenil ha migrado al estilo tomboy, sneakers de plataforma alta, ropa oversized y genderless y cabello con colores llamativos y extravagantes. Otra vez: una clara declaración a la sociedad sobre el cambio de tendencias de belleza y estilo.

Más allá de sus outfits, la artista, a su corta edad, se ha realizado más de 7 cambios de look de cabello. Lo que más llama la atención es la colorimetría que escoge que, además, afirmado por ella misma, se trata de estilos cambiantes, experimentales y temporales.

Si alguien sabe cómo utilizar su cabello como vía de expresión, esa es Billie Eilish: rubio, plateado, rosa, azul y verde fosforescente son algunas de las gamas de colores que han cubierto cada cabello de la joven artista. ¿La razón? El deseo de probar y, sobre todo, atreverse a todo porque… ¿por qué no?

Precisamente por no adaptarse a la estética de cabello del momento es que Billie Eilish, en sí misma, representa un referente en el mundo visual. No estamos hablando de moda, estamos hablando de una concepción estética y visual del mundo. Mientras que para 2020 los colores de cabello en tendencia giran en torno a los rubios cálidos, caramelo, marrón chocolate o negros muy negros, toda la estética publicitaria, gráfica y de producto a nivel mundial está apuntando a un auge del new reto wave, a los neón, a los degradados, a los contrastes de negro y color…

Uno de los últimos estilos de la artista fue un clásico negro carbón, pero es el verde fosforescente en las raíces lo que la coronó como encarnación de las tendencias estéticas actuales. Y por eso es por lo que importa de qué color lleve el pelo. De manera simbiótica, las tendencias y los grandes artistas se retroalimentan, modificando las unas el curso de los otros. Si los comunes mortales queremos entender en qué dirección sopla el viento, son cosas como la cabeza de Billie Eilish las que pueden darnos una señal.

Trayectoria musical: cambios y evolución

Transcurría el año 2015 cuando la artista grababa el sencillo “Ocean Eyes”, canción que la lanza al estrellato, con más de dos millones de reproducciones en Spotify. Un largo y lacio cabello platinado, con incipientes raíces oscuras era el estilo con el que conocimos a la artista.

Dos años después, en el 2017, estaría recopilando una serie de canciones en el EP Don’t Smile at Me, época en la que su cabello empezaba a lucir un tono más grisáceo con highlights plateados.

View this post on Instagram

caption this

A post shared by BILLIE EILISH (@billieeilish) on

Durante el 2018 los tonos plata fueron convirtiéndose en reflejos color lavanda, coincidiendo con el lanzamiento de su sencillo You Should See Me in a Crown. A partir de este momento es que Billie Eilish empieza a experimentar con tonos más atrevidos, siendo el azul su color elegido, comenzando por un estilo más grisáceo, hasta llegar a un tono más brillante y vibrante sobre una base oscura, look que vimos en la época del single When the Party’s Over.

View this post on Instagram

who is that on my shirt ?

A post shared by BILLIE EILISH (@billieeilish) on

Posteriormente, un estilo que marcó tendencia, y que hizo que viéramos a miles y miles de chicas replicándolo en las calles, fue el tono turquesa que lució en el lanzamiento de su éxito musical Bad Guy, color que, además, llevaba con mucha potencia al contrastar con outfits radicalmente opuestos.

View this post on Instagram

thank you

A post shared by BILLIE EILISH (@billieeilish) on

Del turquesa migró al negro, primero puesto sobre la base azulada para luego transformarlo en un negro profundo. De este tono carbón, que dejó de la mitad de su cabello para debajo, Eilish decidió reinventarse y teñir su raíz y a capas con un verde neón, estilo con el que sorprendió a todos en los premios Billboard Women in the Music en Los Ángeles.

View this post on Instagram

@ELLEUSA COVER

A post shared by BILLIE EILISH (@billieeilish) on

Después de tantos experimentos con colores, y tras haber marcado tendencia entre multitud de fans enloquecidos por su estilo, lo que resultó realmente sorprendente fue su última apuesta: volver a su tono de cabello natural, que se puede apreciar en su último vídeo Xanny, lanzado en diciembre de 2019. Este cambio refleja su intención de impactar desde lo opuesto a lo convencional: frente a lo tradicional, la irreverencia; después del sacudón, entonces la apuesta es a lo natural, al origen.

Castaño, rubio, gris, azul, lavanda, verde… ¡No importa! A lo largo de la trayectoria artística de Billie Eilish hemos comprobado que las maneras de marcar tendencia son muchas, pero la de ella, sin lugar a duda, viene del empeño por experimentar, dejando a un lado los patrones establecidos y las modas del momento, para también inspirar a multitudes que buscan replicar un estilo irreverente y atrevido.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar