fbpx
28 novembre 2019

Cómo lavar bien tu cabello

chica lavándose el cabello

Todos nos lavamos el pelo, ¿no es cierto? Se aplica el champú, se limpia el cabello y luego se enjuaga con agua; es bastante sencillo. Pero ¿qué tal si descubrieras que no es tan fácil, después de todo?

Resulta que es bastante común cometer errores a la hora de llevar a cabo la rutina cotidiana que todos damos por hecha. No hay nada de qué preocuparse: repasemos algunos errores comunes en el lavado del cabello y cómo remediarlos para que se mantenga sano y brillante.

¿Cómo de seguido hay que hacerlo?

Empecemos por lo básico, ¿cada cuánto deberíamos lavarnos el cabello?

La mayoría de las personas suelen lavarse el cabello todos los días, pero, al contrario de lo esperado, esto lo único que va a lograr es ensuciarlo más. El cabello humano es protegido por aceites naturales. Nadie quiere tener una cabellera grasienta como la de Severus Snape, pero lavarlo demasiado hace que haya una sobreproducción de sus aceites.

La respuesta como en la mayoría de las cosas, es un sano balance: dejar el cabello sin lavar al menos un día entre lavados hará que esté más sano.

El cómo es tan importante como el cuándo

Ya que estamos hablando de temas básicos, ¿cómo aplicas el champú?

Es importante saturar el cabello con agua antes de aplicarlo, de lo contrario no se aprovechará al máximo. Lo recomendable es mojar y masajear el cuero cabelludo por unos momentos antes de aplicar el champú. De esta manera, además, se incluye el masaje del cuero cabelludo en la rutina. Así se aprovecha mejor el lavado al tiempo que se estimula la circulación del cuero cabelludo, dos pájaros de un solo tiro.

Hay que llegar a todas partes

Pero esto no es todo, ¿estás lavando todo tu cuero cabelludo?

Muchos peluqueros insisten en que se deben lavar un par de zonas que usualmente son olvidadas: nos referimos a la zona detrás de las orejas y de la nuca.

La mayoría de las personas aplican champú en sus raíces y el tope de su cabeza, dejando que la espuma sobrante se encargue de las zonas en cuestión. Esto debe evitarse, pues no solo no basta enjuagarlas con espuma, sino que estas zonas no pueden transpirar ¡y son de las que están más sucias!

Ahora el acondicionador

Una vez enjuagado el champú, no hay que olvidar el acondicionador; ¡pero no en el cuero cabelludo!, este no lo necesita.

Lo que se debe hacer es exprimir suavemente el exceso de agua del cabello y aplicar el acondicionador a los últimos dos tercios de este. Se le deja actuar un par de minutos para que haga su magia y, ¡voila!, a aclarar se ha dicho.

Hay que asegurarse de enjuagar bien el acondicionador para evitar que el cabello se vea pesado y apagado.

Contador de agua

Temperatura del agua

Hemos cubierto el cuándo y el cómo, es momento de hablar de agua. Sí, ¡esto también debe ser regulado para cuidar mejor del pelo!

Las duchas con agua muy caliente debilitan el cabello y el cuero cabelludo; estos quedan deshidratados, lo que causa resequedad y picazón. Lo recomendable es que la temperatura del agua sea tibia.

También hay algo más, un truco de parte de los que saben: al terminar tu ducha una última rociada de agua fría en el cuero cabelludo sellará tus cutículas, manteniéndolas humectadas para tener un cabello brillante, fuerte y sedoso.

¡No olvides el secado!

productos de secado y peinado de cabello

Aún no hemos terminado: el secado del cabello luego de lavarlo también es de suma importancia.

Es común tomar cualquier toalla y frotarla contra el pelo hasta que deja de gotear. Pues, es momento de dejar esto de lado, ¡eso solo lastima el cabello!

Lo recomendado es enrollar toda la cabellera en una vieja camiseta o, mejor aún, en una toalla de microfibra. Sobre estas toallas y sus beneficios hemos hablado en este artículo , no dudes en echarle un vistazo para conocer mejor las bondades de este tipo de toallas.

Utilizar secador y planchas a altas temperaturas deteriora la fibra capilar. Es recomendable utilizar un producto protector, mantener las temperaturas controladas y no hacerlo con mucha frecuencia.

Una última cosa

Está de más decir que todas las técnicas y secretos del mundo no serán de mucha ayuda si no se usan los productos apropiados. Nuestra salud capilar se beneficia de productos de calidad , especialmente diseñados para su cuidado, y de la atención de expertos.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Identifica tu alopecia en 1 minuto
Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones
¡Puedes registrarte aquí!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

SOLICITA TUCONSULTA GRATUITA

    ¿Quiéres suscribirte a IMD

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Acepta la identificación de las campañas y otros atributos de los clics asociados a su sesión o usuario, este consentimiento no se refiere a la utilización de sus datos personales facilitados por este medio. Con este consentimiento activamos el seguimiento y evaluación de nuestros anuncios y la atribución de campañas en Google Ads. Habilitamos el ajuste de etiquetado automático. Esto es necesario para hacer el seguimiento de conversiones en sitio web de Google Ads y para vincular entre sí datos de Google Ads y de Google Analytics con nuestro sistema de gestión. Este consentimiento no se refiere a las comunicaciones e información comercial. Más informaciónPersonalizar cookies   
    Privacidad