fbpx
20 gener 2016

¿Es sano teñirse el pelo?

Teñirse el pelo es una técnica estética muy extendida, practicada por aproximadamente 6 de cada 10 mujeres y 1 de cada 10 hombres en Europa. Si hace unos años la causa principal era disimular las canas que aparecían pasados los 30 y durante la menopausia, hoy en día sigue siendo así, pero ha surgido una razón más coqueta: cambiar de estilo. Este deseo de cambio está haciendo que tanto los hombres como las mujeres empiecen a teñirse el pelo en edades más tempranas, cuando aún no han salido las primeras canas.

Imagen de una chica con el pelo largo teñido de rosa claro

¿Es sano teñirse el pelo?

Por ello es importante responder a esta pregunta. Depende. Para tu salud es irrelevante teñirte el pelo si no tienes alergia a los componentes tóxicos de los tintes ni una predisposición genética a que ciertos de estos tóxicos puedan provocarte enfermedades como el cáncer. (Más adelante repasaremos este tema). ¿Es sano para tu pelo teñirte el pelo? Por regla general, influye poco si los tintes no son muy agresivos, no te aplicas el cambio de color cada semana y potencias la hidratación de tu cabello teñido. Conclusión rápida: los tintes no son malos, por lo general, para tu salud pero sí pueden influir en la salud de tu pelo.

¿Cómo funciona el tinte?

Los tintes pueden cambiar el color del pelo de dos formas: aplicando color en la superficie del tallo piloso, el pelo propiamente dicho, que sería el proceso menos dañino, semejante a colorear algo previamente pintado; o penetrando en la corteza capilar del cabello, un proceso mucho más agresivo, de resultados más duraderos y que ofrece una variedad de colores más amplia. Sea cual sea el método, los tipos de tintes pueden clasificarse en tres según su origen: vegetales, minerales y sintéticos.

El tinte vegetal más extendido es la henna, que se puede vender sola o con añadidos imaginativos como el vino tinto, que promete tonos rojizos, o el plomo y otros metales, que mejoran la durabilidad de la henna a costa de resultar tóxicos para el cabello. Los tintes vegetales puros, sin metales ni añadidos, son los menos duraderos y no ofrecen una amplia gama de colores, pues se limitan a matizar el color de origen.

Los tintes minerales se sitúan entre los vegetales y los sintéticos: son más duraderos que los vegetales y no tan tóxicos como los sintéticos. No tan tóxicos, pero sí son tóxicos: la plata o el plomo que contienen resultan agresivos para el cabello.

Los tintes sintéticos ofrecen una enorme gama de colores y una durabilidad máxima a cambio de unos niveles de agresividad importantes, pues la mayoría no se limitan sólo a colorear la superficie del cabello sino que penetran en su corteza. Los tintes sintéticos tienen su propia clasificación, que depende de la duración del tinte:

  • Temporales. Sirven para cubrir algunas canas y dar reflejos. La opción preferida para bodas, bautizos y comuniones, pues en una semana desaparece el tinte.
  • Semipermanentes. Duran de 6 a 8 lavados y sirven para realzar colores y oscurecer en torno a la mitad de las canas.
  • Permanentes. Modifican la corteza del cabello, de tal forma que se puede conseguir casi cualquier color independientemente del color de origen; las canas quedan completamente tapadas. Este tipo de tintes duran tanto como tarda en crecer el nuevo pelo.

Riesgos de teñir el cabello

Si quien usa el tinte no tiene alergias a sus componentes ni tampoco una predisposición genética a la toxicidad de sus productos químicos, como el amoniaco, muy presente en los tintes sintéticos, los mayores riesgos que se pueden sufrir son sequedad del cabello y pérdida de brillo. Estos problemas vendrán derivados del sobreuso del tinte y de su agresividad. Por regla general, un tinte será más agresivo conforme el cambio de color sea más radical, teniendo en cuenta que el cambio más agresivo consiste en pasar de un cabello claro a uno oscuro. Los componentes más agresivos son el amoniaco, el peróxido de hidrógeno, la monoetanolamina y la parafenilendiamina (PPD).

Si se conoce una alergia a cualquiera de los productos del tinte, especialmente a la parafenilendiamina (PPD), presente en 2 de cada 3 tintes sintéticos, no se recomienda su uso, como es lógico. Una reacción alérgica prolongada conlleva picazón, descamación, hinchazón del cuero cabelludo y, si no se trata, incluso daño irreversible al folículo piloso, lo que ocasiona la caída del cabello.

¿Los tintes pueden producir cáncer?

Algunos tintes sintéticos tienen componentes catalogados como de riesgo carcinogénico, como la monoetanolamina y otros químicos de la familia de las arilaminas, pero no está demostrado que haya una relación directa entre el uso de tintes y la aparición de cáncer. Cabe recordar aquí que aunque un producto sea catalogado como producto de riesgo, no significa que se haya demostrado una relación directa. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) también cataloga como riesgo carcinogénico no probado la cafeína, el paracetamol, la sacarina o la luz fluorescente, entre otros productos.

Tintes y embarazo

Aunque se considera como poco probable que algunos componentes agresivos del tinte, como las aminas aromáticas, el amoniaco, la formalina, el plomo o el peróxido de hidrógeno, puedan influir en el feto, no se recomienda el uso de tintes con estos componentes durante el embarazo. La alternativa más segura es usar un tinte natural sin añadidos de ningún tipo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Identifica tu alopecia en 1 minuto
Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones
¡Puedes registrarte aquí!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

SOLICITA TUCONSULTA GRATUITA

    ¿Quiéres suscribirte a IMD

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Acepta la identificación de las campañas y otros atributos de los clics asociados a su sesión o usuario, este consentimiento no se refiere a la utilización de sus datos personales facilitados por este medio. Con este consentimiento activamos el seguimiento y evaluación de nuestros anuncios y la atribución de campañas en Google Ads. Habilitamos el ajuste de etiquetado automático. Esto es necesario para hacer el seguimiento de conversiones en sitio web de Google Ads y para vincular entre sí datos de Google Ads y de Google Analytics con nuestro sistema de gestión. Este consentimiento no se refiere a las comunicaciones e información comercial. Más informaciónPersonalizar cookies   
    Privacidad