fbpx
20 desembre 2016

Mantenimiento de la peluca, sintética o real, en invierno

Es más fácil cuidar de la peluca en invierno que en verano. Con el frío y la lluvia se reducen las salidas de casa, así que la peluca pasa más tiempo a cubierto y no se ensucia tanto; tampoco

le afecta tanto el sol, la causa principal de la decoloración de las pelucas de pelo natural. Esto en cuanto a la cara visible de la peluca: si hablamos de la parte oculta, la que se adhiere a nuestra piel, también hay ventajas: al movernos menos y hacer menos calor, ya no sudamos tanto, así que la peluca también permanece más tiempo limpia.

¿Es el invierno la estación perfecta para el mantenimiento de las pelucas? Casi, pero hay algunos detalles que conviene saber. En este post hablaremos sobre el mantenimiento de las pelucas en invierno.

Pero antes, un detalle. Al hablar de conservación hay una enorme diferencia entre las pelucas sintéticas, cuyo cabello se compone de fibras, y las pelucas de cabello real. Vale, las de cabello real pierden el color en verano si no se las trata con productos adecuados, pero en todo lo demás, las pelucas de pelo real son mucho más resistentes que las de pelo sintético. Aceptan tintes, aguantan más productos capilares y se puede utilizar el secador o los rizadores con ellas, productos totalmente prohibidos si hablamos de pelucas sintéticas.

Este punto, el del calor, es la razón por la que el invierno es una estación peligrosa para el mantenimiento de las pelucas sintéticas: las calefacciones, los radiadores y algunos hábitos, como abrir el horno encendido, son amenazas para tu peluca sintética.

Aleja tu peluca sintética de los peligros

cuidados-peluca-sintetica

Si tu peluca es sintética, tienes que tener claro que el calor es el peor enemigo de tu peluca. También ocurre que en las pelucas de pelo real el calor excesivo puede afectar al adhesivo de la cara interior del complemento, pero en el caso de las pelucas sintéticas, el peligro es muchísimo mayor, pues afecta a las propias fibras.

Por eso es muy importante que seas consciente de los peligros, muchas veces escondidos entre rutinas domésticas. Por ejemplo, al cocinar. Siempre que cocines, protege tu peluca con un sombrero o, incluso mejor, cocina sin la peluca. Si te gusta acercarte mucho al fuego, olvídate de cocinar con peluca. Esto también se aplica al horno: ten mucho cuidado cuando lo abras.

Otro hábito peligroso son las lecturas típicamente invernales, con manta y flexo. Si lees con el flexo muy cercano a tu cabeza, quítate antes la peluca, o compra una bombilla más potente y lee únicamente con la luz de la habituación.

La peluca en reposo

cuidados-peluca

Si tenemos clara la regla de mantener nuestra peluca siempre lejos de cualquier fuente de calor, entonces ya tendremos una idea aproximada de dónde colocaremos nuestra peluca para que descanse: en la zona más alejada de los radiadores o de las salidas de aire caliente. Esto también se aplica a las pelucas de cabello real, pues, como ya se ha dicho, los adhesivos también pierden eficacia si se les somete a temperaturas altas. Escoge un lugar de la habitación sin puntos de calor cercanos (nada de la mesilla de noche si tienes un flexo, claro), y coloca ahí tu peluca.

La mejor forma de mantener una peluca cuando no la llevamos puesta es sobre un soporte para pelucas. Hay modelos de diversos materiales, como porex (plástico poroso), plástico duro o tela. No hay un modelo mejor que otro, pero sí hay que tener en cuenta que, si vas a peinar la peluca, que es lo normal, te interesa que el soporte sea lo suficientemente sólido para que aguante los tirones, y también ayudará que se puedan insertar alfileres para asegurar la sujeción de la peluca al soporte. Cuanto más pese el soporte, más estable será cuando lo manejes.

 

La limpieza de la peluca

 

La limpieza de la peluca es distinta según sea de pelo natural o sintético. En ambos casos necesitarás una palangana, agua y entender tres reglas básicas:

1) Nunca se frota.

2) La peluca mojada no se peina.

3) Si quieres volumen, cuélgala hacia abajo mientras todavía esté húmeda y deja que se seque así.

Para limpiar una peluca bastará con que la sumerjas en agua tibia durante unos minutos. Si el agua se enturbia, lo que sucederá de forma habitual, repite el proceso hasta que el agua quede más limpia. ¿Qué producto utilizar para limpiarla? Si es peluca sintética, bastará con jabón; si es peluca de pelo real, champú y acondicionador.

Para secar la peluca, lo mejor es extenderla sobre una toalla y cubrirla para que la toalla absorba la humedad. Como la peluca todavía seguirá húmeda, habrá que dejarla en el soporte para que se seque sola. Si tienes una peluca de pelo real, podrás acelerar el proceso con un secador pero si puedes evitarlo, mejor, ya que harás que tu peluca dure más.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Identifica tu alopecia en 1 minuto
Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones
¡Puedes registrarte aquí!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

SOLICITA TUCONSULTA GRATUITA

    ¿Quiéres suscribirte a IMD

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Acepta la identificación de las campañas y otros atributos de los clics asociados a su sesión o usuario, este consentimiento no se refiere a la utilización de sus datos personales facilitados por este medio. Con este consentimiento activamos el seguimiento y evaluación de nuestros anuncios y la atribución de campañas en Google Ads. Habilitamos el ajuste de etiquetado automático. Esto es necesario para hacer el seguimiento de conversiones en sitio web de Google Ads y para vincular entre sí datos de Google Ads y de Google Analytics con nuestro sistema de gestión. Este consentimiento no se refiere a las comunicaciones e información comercial. Más informaciónPersonalizar cookies   
    Privacidad