fbpx
9 març 2018

¿De dónde vienen los peinados punk?

Si hace unas semanas hablábamos de los peinados a lo bob, hoy es el turno de los peinados punk. Un estilo estético que tiene mucho más significado de lo que parece, aunque, como en el caso del peinado a lo bob, también lo haya perdido con el tiempo.

Chica con el pelo punk

Si pensamos en peinados a lo punk, muy probablemente nos venga a la cabeza la famosa cresta. Y este es probablemente el peinado punk más famoso de todos los tiempos, pero a día de hoy no es el único. Como lo punk también ha llegado a los famosos, estos han modernizado la cresta e inventado nuevas fórmulas de modelar su pelo según este estilo.

De esta forma, es habitual ver a actrices con peinados con crestas y los lados de la cabeza rapados o versiones más agresivas de peinados a lo bob, con un solo lado de la cabeza rapado y todo el pelo echado hacia un lado formando un flequillo inclinado.

¿Saben los famosos de dónde vienen sus peinados punk?

Que los famosos lleven hoy peinados punk es totalmente antipunk, y supone la mejor muestra de que este tipo de peinados ha perdido su significado original. Porque lo tuvo. Durante la década de los 70 se produjo un cambio de modelo económico a nivel mundial, aunque se vio especialmente en EE UU y Reino Unido. Si antes la economía había estado basada en la producción de cosas (coches, ropa, carbón, armamento…), la subida de los precios del petróleo, unido a otras causas, hizo que algunas mentes empezaran a plantearse una nueva forma de ganar dinero que fuera más allá de producir cosas. Cuando hablamos de algunas mentes nos referimos a mentes con mucho dinero, las clases bajas y medias estuvieron totalmente alejadas de este proceso de cambio.

El objetivo era que quienes tenían mucho dinero consiguieran más, rápidamente y sin tener que producir. Con estas condiciones, los mejores escenarios posibles eran la banca y la bolsa: mover dinero de unas empresas a otras buscando únicamente el beneficio. Y una vez conseguido este beneficio, llevarse el dinero y ponerlo en otra compañía. Vamos, lo que hoy llamamos economía especulativa.

Este afán especulador que protagonizaron la banca y las grandes empresas, y que contó con la colaboración de los gobiernos estadounidense y británico para eliminar cualquier barrera que impidiera la libre circulación del dinero por todo el mundo, acabó por empeorar las condiciones de vida de la clase trabajadora.

En este nuevo contexto de inversiones que volaban de unas empresas a otras, muchas compañías históricas acabaron por cerrar, pues sus dueños preferían especular con su dinero, poner un poquito aquí y allí, a apoyar las fábricas de toda la vida. La consecuencia fue que muchas fábricas cerraron y miles de trabajadores se vieron sin trabajo ni futuro.

En este contexto, años 70 en EE UU y Reino Unido, surge el punk, un movimiento entre lo cultural y lo ideológico que se oponía a lo establecido, que señalaba a los poderosos como los causantes directos del empeoramiento de la vida y que se nutría de las clases obreras que padecían los problemas que hemos comentado. Para los punks, el futuro era negro. Su música no podía ser de otra manera: ruidosa y descorazonadora.

La cresta, el peinado más punk

Por qué los punks escogieron la famosa cresta es un misterio. Pudo ser porque quienes la llevaron, los indios iroqueses de Norteamérica, la usaban cuando se preparaban para la guerra, y quizá los punk quisieron apropiarse de este significado en su “batalla social”.

Incluso soldados estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial, 40 años antes de que aparecieran los primeros punkis, ya peinaban crestas, como demuestran las fotografías tomadas a la 101ª División Aerotransportada, probablemente los paracaidistas más famosos de toda la guerra gracias a sus saltos en la retaguardia de Normandía. No era la cresta punk que rápidamente asociamos a los indios, pero era una cresta.

Sea cual sea el motivo, lo cierto es que el peinado más característico de los punks, tanto los honestos como los famosos que se han apuntado a la moda, es la cresta. Pero hay varias crestas. La más característica es la que emerge de la parte superior de la cabeza, cuyos lados están rapados. Una versión más radical es convertir la cresta en púas, para lo cual hay que gastar cantidades importantes de fijador.

Otra versión es llevar una cresta pero no afeitar completamente los laterales de la cabeza, sino dejar mechones que caen sueltos. Esta es una versión muy extendida entre las punks más jóvenes.

Pero si hablamos de peinados punk populares, hay que hablar de la cresta baja con cola de caballo, donde los lados de la cabeza pueden estar más o menos afeitados; o la falsa cresta, donde la cresta se forma porque se deja crecer el pelo en la parte de arriba, pero no se rapa el resto. Esta es la opción favorita entre los actores y actrices que quieren ir de punks durante unas horas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Identifica tu alopecia en 1 minuto
Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones
¡Puedes registrarte aquí!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

SOLICITA TUCONSULTA GRATUITA

    ¿Quiéres suscribirte a IMD

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Acepta la identificación de las campañas y otros atributos de los clics asociados a su sesión o usuario, este consentimiento no se refiere a la utilización de sus datos personales facilitados por este medio. Con este consentimiento activamos el seguimiento y evaluación de nuestros anuncios y la atribución de campañas en Google Ads. Habilitamos el ajuste de etiquetado automático. Esto es necesario para hacer el seguimiento de conversiones en sitio web de Google Ads y para vincular entre sí datos de Google Ads y de Google Analytics con nuestro sistema de gestión. Este consentimiento no se refiere a las comunicaciones e información comercial. Más informaciónPersonalizar cookies   
    Privacidad