fbpx
6 novembre 2017

Acondicionadores, ¿para qué sirven?

Los acondicionadores son los grandes olvidados de las marcas y de los consumidores. Si se presta poca atención al aspecto del pelo, con usar el champú basta. Y si se presta mucha atención, el mejor aliado es la mascarilla. ¿Dónde queda el acondicionador? Exacto, en una tierra de nadie que no despierta interés. ¿Es justo esto? ¿Merece el acondicionador esta falta de entusiasmo por parte de los consumidores? En el post de hoy responderemos a esta cuestión.

El acondicionador es un cosmético para el cabello que mejora su aspecto. Suele aportar brillo y volumen, ventajas que consigue gracias a su formulación rica en… grasa. Así es, un acondicionador es básicamente agua y grasa. ¿No te lo crees? Echa un ojo a los ingredientes: el primero siempre es agua –recuerda que los ingredientes están ordenados de mayor a menor: a más cantidad, antes aparece en la etiqueta– y el segundo casi siempre es alcohol cetoestearílico. Y suele haber más alcoholes (como el cetílico). Pues bien, todos esos alcoholes son grasos.

Aplicando acondicionador en el cabello

¿Significa esto que el acondicionador engrasa el cabello?

Rotundamente sí. Pero no hay por qué echarse las manos a la cabeza. Los beneficios del acondicionador, ese cabello brillante e hidratado, se deben precisamente a esta grasa. Al envolver en grasa el pelo, se consigue brillo (la grasa brilla), más volumen (el pelo aumenta artificialmente su volumen), más facilidad para peinarse (el peine resbala fruto de la grasa) y se corrigen las puntas abiertas (la grasa actúa de pegamento, uniendo las puntas abiertas). Lo de la hidratación también es un mito. Como ocurre con las cremas para la piel, estos productos no hidratan, sólo extienden una capa de grasa que los fabricantes venden como hidratación, pero lo cierto es que la hidratación de verdad sólo se produce de dentro hacia afuera: bebiendo agua y suministrando a los folículos pilosos los nutrientes que necesitan.

Ventajas y… desventajas

Hasta aquí los beneficios del acondicionador, que no son pocos. Hablemos de las desventajas. La primera y más obvia es que engrasa el pelo. Muchas marcas de cosméticos dicen que es un mito, pero ya hemos demostrado que no lo es: los acondicionadores engrasan el cabello. ¿Cómo evitarlo? Usando el acondicionador con cabeza, como explicaremos un poco más adelante.

Otro problema muy extendido, y que está directamente relacionado con la grasa que los fabricantes niegan, es el apelmazamiento del cabello. Si nos pasamos con la cantidad de acondicionador, o no aclaramos bien, todo ese exceso de grasa va a pesar –literalmente– sobre el cabello, lo que va a provocar que se mantenga pegado al cuero cabelludo.

Planchando el pelo

Acondicionador y cabellos grasos, mala combinación

Todo empieza por adaptar el uso del acondicionador a las características de nuestro pelo. Si tenemos un cabello graso, lo ideal es que miremos con desconfianza al acondicionador, pues si lo usamos nos arriesgamos a que nuestro problema de grasa excesiva empeore. ¿Significa esto que si tengo el pelo graso y las puntas abiertas o una falta de volumen, no voy a poder arreglar estos problemas porque no puedo usar el acondicionador? Sí y no. Podrás arreglar estos problemas, pero no a través del acondicionador. Muchos de los problemas relacionados con las puntas abiertas y con el volumen del cabello vienen de dentro: el cabello nace débil o delgado porque no lo alimentamos bien. Si no comes suficiente vitamina B (verduras verdes y mucha carne), ahí puede estar el problema de tu cabello débil.

El acondicionador es un producto de riesgo para quienes sufren de pelo graso por todo lo que hemos explicado más arriba. Si tienes dudas, consulta con tu dermatólogo para que te sugiera el mejor producto.

Usa el acondicionador con cabeza

Pero volvamos al tema de los problemas derivados del uso del acondicionador. Recordemos: tras usar el acondicionador puede suceder que 1) el pelo quede demasiado graso o 2) el pelo se quede apelmazado. La solución para ambos casos –salvo que hablemos de cabezas con tendencia a la grasa, tema que justo acabamos de cubrir–, está muy relacionada con el tiempo de uso del producto.

El acondicionador tiene efectos casi instantáneos, que se activaran con sólo dejar actuar uno o dos minutos. Hay marcas que recomienda dejar el producto en la cabeza durante varios minutos más. No lo hagas, pues entonces tu pelo absorberá mucha más grasa de la necesaria y ni siquiera el mejor aclarado –siempre con agua tibia o fría– será suficiente para eliminar ese excedente de grasa.

El acondicionador es un producto muy recomendable para mejorar el aspecto del cabello, pero sus beneficios se acaban ahí, son simplemente estéticos. Problemas como las puntas abiertas, la falta de volumen o el brillo apagado tienen que ver con lo que comemos y con nuestros hábitos de vida, y no se puede esperar que un cosmético capilar, como es el acondicionador, los solucione. La clave es, como decimos siempre, nutrir convenientemente el cabello a través de una dieta saludable y con productos capilares.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Identifica tu alopecia en 1 minuto
Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones
¡Puedes registrarte aquí!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

SOLICITA TUCONSULTA GRATUITA

    ¿Quiéres suscribirte a IMD

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Acepta la identificación de las campañas y otros atributos de los clics asociados a su sesión o usuario, este consentimiento no se refiere a la utilización de sus datos personales facilitados por este medio. Con este consentimiento activamos el seguimiento y evaluación de nuestros anuncios y la atribución de campañas en Google Ads. Habilitamos el ajuste de etiquetado automático. Esto es necesario para hacer el seguimiento de conversiones en sitio web de Google Ads y para vincular entre sí datos de Google Ads y de Google Analytics con nuestro sistema de gestión. Este consentimiento no se refiere a las comunicaciones e información comercial. Más informaciónPersonalizar cookies   
    Privacidad