Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

En esta época del año, entre noviembre y diciembre, los estantes de los supermercados se vacían de botes de champú seco. Hay humedad en el ambiente y llueve de vez en cuando, lo que suele ensuciar el cabello o acortar el tiempo que éste pasa limpio. El champú seco se vende como la solución perfecta para disimular esta suciedad que todavía no es importante sin tener que pasar por la ducha. ¿Funciona? ¿Es el champú seco un verdadero champú? ¿Cuál es su utilidad? ¿Y sus desventajas? En el post de hoy abordaremos estas preguntas.

El champú seco es un cosmético capilar que seca el cabello. No lo limpia. Lo habitual es que los fabricantes y las revistas de moda insistan en que los champús secos limpian el cabello cuando no hay tiempo de hacer un lavado tradicional. Pero esto no es cierto: el champú seco no es la forma alternativa o moderna o guay de lavarse el pelo. No tiene nada que ver. El champú seco no es champú, es polvo secante.

champú-seco

La clave del champú seco es que seca el cabello. Es decir, disimula la pista fundamental que nos dice si el pelo está sucio o no, que es la grasa. El champú seco apunta ahí directamente, a la grasa. Y cumple bien su función. Basta rociarse el flequillo o las puntas, las zonas que, por estar pegadas a la piel más rápidamente se ensucian de grasa, y comprobar cómo, en pocos segundos, ese brillo sucio desaparece y el pelo adquiere un aspecto mateque es más atractivo.

Pero no es lavar, es secar. Las marcas son muy imaginativas a la hora de llenar sus espráis de polvos. Hay productos con arcilla, con avena, con maíz, con plantas secas pulverizadas… Pero todos los productos son muy parecidos y vienen de la misma idea: el talco que durante los últimos dos siglos se echaba encima de las pelucas para hacer precisamente eso, disimular la suciedad. Esas pelucas, que básicamente eran cabellos sintéticos esculpidos, trenzados y pegados, no eran resistentes al agua, así que se les echaba talco para disimular la suciedad que iban cogiendo con el tiempo. Es la misma idea.

Cuándo usar un champú seco

El champú seco es una medida de emergencia, válida sólo cuando no tienes tiempo –de verdad– para lavarte el cabello. Es fácil imaginar situaciones así: tras un día de reuniones tensas, el sudor de la frente se ha trasladado a tu flequillo, así que, aunque saliste de casa con el pelo limpio, su estado actual no es apto para la cena familiar que tienes justo después de cerrar la oficina. ¿Cuál es la solución? Sin duda no es volver a casa y lavarte el pelo. El champú seco es la única opción viable. Un poco de espray sobre el flequillo, un peinado rápido para conseguir algo de volumen al tiempo que eliminas los residuos blanquecinos que puedan quedar, y listo. No ganarás el premio al aspecto más pulcro, pero tampoco lo ganarás al peor.

Y si hay algunas situaciones en las que el champú seco puede sacarte del apuro, también hay otras tantas en las que no te va a ayudar nada. La más habitual es intentar usar el champú seco para lavar el cabello. Saliste la noche anterior y tu pelo todavía conserva rastros del gel fijador o de la gomina y, aunque tienes tiempo para lavarte el cabello, algo en ti dice que es mejor que no sometas a tu cuerpo a muchos esfuerzos. Pulverizas un poco de espray sobre tu cabeza y… nada: sigue igual de sucia y, peor, ahora con más residuos. ¿Por qué? Primero, por lo que dijimos más arriba –el champú seco no es champú, no limpia–, y, segundo, porque si algo hace bien este producto es disimular los líquidos, no los sólidos.

Si tienes el pelo sucio y tiempo para lavarlo, no uses el champú seco. Lo que al principio parece un atajo es en realidad el camino más largo hacia la misma solución: lavarse el cabello con champú de verdad.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar