Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Si a lo largo del año sueles tener el pelo con sensación de grasa, seguro que la llegada del otoño no te produce ninguna alegría. Viviste un respiro de 3 o 4 meses durante el verano, la estación más reseca para el cabello gracias a la playa y la piscina, pero ahora que vuelven las lluvias y la humedad seguro que vas a echar de menos el buen tiempo. No te preocupes, en este post te vamos a dar algunas pistas para que reduzcas el nivel de grasa en tu cabello.

¿Lavar mucho el pelo es bueno para los cabellos grasos?

Pregunta con trampa. Lavarlo poco es muy malo, pues la grasa se apelmazaría, lo que provocaría un grave problema del que hablaremos a continuación, pero, por el contrario, lavarlo mucho también es malo, pues aunque el sebo superficial desaparecería, se estimularía la producción de grasa. Parece que no hay una respuesta correcta a esta pregunta, pero sí la hay.

Pero ahora retrocedamos un poco. ¿Por qué hay grasa en el cabello? La grasa en el cabello se produce por la actividad de las glándulas sebáceas. La grasa es una especie de lubricante natural que actúa como capa protectora del cabello, al tiempo que le da brillo y le aporta flexibilidad. La grasa es buena y cumple unas funciones importantes. El problema viene cuando se produce demasiada grasa, pues se apelmaza tanto dentro como fuera del cuero cabelludo. Esto provoca que, por fuera, veamos el pelo grasiento, sucio, apelmazado y con un brillo que no invita a tocarlo. Pero el verdadero problema está por dentro, pues la grasa, al apelmazarse, obstaculiza el desarrollo del folículo piloso, lo que, en casos extremos, puede conducir a la alopecia seborreica. Por tanto, es un problema grave.

Young Woman Portrait Walking Active Concept

Recuperemos entonces la pregunta. ¿Es bueno lavar mucho el pelo para evitar el cabello graso? Si lo lavas mucho, estimularas la producción de grasa, lo que es malo; pero si lo lavas poco, la grasa se apelmazará en el cuero cabelludo, lo que es todavía peor. ¿Cuál es la solución? Lavar a menudo, pero con un champú neutro, que se limite sólo a limpiar la suciedad, y realizando el menor número posible de movimientos. Si sigues este blog, sabrás que siempre recomendamos masajear el cabello durante el lavado para estimular la circulación de la sangre y la actividad de los folículos pilosos. Pues bien, uno de los efectos de este masaje es que también estimula la producción de las glándulas sebáceas, así que en este caso lo mejor es reducir estos masajes para que estas glándulas desarrollen la cantidad justa de grasa, no más.

Entonces, por resumir: si tienes el pelo graso, lávalo a diario con un champú neutro y sin masaje.

Otros consejos para reducir la grasa en tu pelo

pelo-graso-1-imd

La regla del lavado continuo pero superficial viene del principio antigrasa número 1: cuanto menos toquemos el cabello, mejor. Esto implica no sólo que apartemos las manos de él durante el día, sino que seamos especialmente cuidadosos al peinarnos: limítate a dar forma a las puntas y usa siempre peines cortos, no cepillos largos que lleguen a la raíz. Si hacemos que el cepillo o el peine llegue al cuero cabelludo, extenderemos la grasa, al tiempo que estimularemos la producción de las glándulas. Así que, recuérdalo, cuanto menos toques el cabello, mejor.

La mala alimentación y un estilo de vida sedentario también pueden provocar la sobreproducción de grasa. Si ya mantienes tus manos lejos del cabello y aún así lo sigues teniendo muy graso, quizá la causa pueda ser una mala alimentación. Aparta los snacks y come más verdura verde.

Los cambios hormonales y algunos tratamientos médicos también pueden provocar un cabello grasiento. Por eso, si sabes que te alimentas bien y sigues la regla del no tocar pero tu cabello sigue graso, consulta con tu dermatólogo.

 

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar