Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

¿Qué es la tricotilomanía?

La tricotilomanía, es un trastorno del control de los impulsos (como la piromanía o la cleptomanía), caracterizada por la necesidad irresistible de tirarse del pelo, normalmente del cuero cabelludo, las cejas, las pestañas e incluso del vello púbico.

Arrancarse el pelo de la cabeza

A pesar de que las personas que sufren esta patología son conscientes del daño que se pueden hacer actuando de esta manera, son incapaces de controlar el impulso. Es muy habitual que estas personas, en momentos de estrés se arranquen el pelo como una forma de calmarse.

Tiene una prevalencia del 1% de la población y afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque estas últimas buscan más frecuentemente tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Arrancarse el pelo de forma recurrente causando una notable pérdida de este.
  • Un incremento de percepción de tensión justo antes de tirarse del pelo o al resistirse a este acto.
  • Placer, gratificación o liberación al tirar del pelo.
  • La alteración no se explica por otro trastorno mental o condición médica.
  • Provoca malestar significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de actividad (por ejemplo, una pérdida de autoestima como consecuencia de la alopecia parcial causada por arrancarse el pelo).
  • El arrancamiento no se produce en presencia de otras personas (excepto miembros muy próximos de la familia) y puede dar lugar a evitar las relaciones sociales.
  • Niegan frecuentemente su comportamiento y suelen ingeniárselas para ocultar la alopecia resultante de su arrancamiento.
  • Pueden tener trastornos de ánimo, de ansiedad

 

¿A qué edad aparece?

La tricotilomanía puede aparecer durante la primera infancia, aunque la mayoría de los casos se dan durante la adolescencia.

Cuando aparece en la primera infancia, tirarse del pelo es una rutina o hábito parecido al de chuparse el dedo. Normalmente, estos impulsos remiten antes de entrar al colegio y se suelen producir cuando están en la cama, aburridos o cansados.

En la adolescencia, el problema es similar al de los adultos y a menudo se acompaña de otros trastornos psicológicos. Las personas que la sufren suelen sentir vergüenza, aislarse y tener problemas de autoestima, resultando ser bastante incapacitante a la hora de hacer una vida normal porque esta situación les impide relacionarse con su entorno.

 

Causas más probables

Las causas son múltiples y dependen de cada persona. Dichas causas pueden ser:

  • Genéticas: algunos investigadores piensan que pueden ser hereditarias.
  • Biológicas: se pueden producir por una escasez o exceso de determinados productos químicos del cerebro (neurotransmisores) o bien por una infección de estreptococo que puede activar los síntomas.
  • Ambientales: otros profesionales piensan que pueden deberse a factores externos, como la tensión o la depresión.

Pero también puede haber una combinación de factores como pueden ser, una predisposición genética, o una situación o evento estresante.

 

Tratamiento de la tricotilomanía

Aunque aún no hay muchos estudios que respalden los tratamientos efectivos para esta dolencia, en algunos casos el médico puede prescribir algún tipo de medicamento que ayude a controlar una ansiedad excesiva o una sobrecarga de estrés, uno de los fármacos que suelen recetarse es la clomipramida.

No obstante en general se considera que la terapia de elección para la Tricotilomanía es la Terapia Cognitivo Conductual. En el marco de esta terapia el psicólogo diseñará un tratamiento compuesto por diferentes técnicas que irá enseñando a utilizar al paciente para que aprenda a hacerse consciente y a controlar este trastorno. Entre este conjunto de técnicas la principal es la llamada Inversión del Hábito de Azrin y Nunn (1973, 1978), método que también ha resultado ser efectivo en tics y en hábitos como morderse la uñas (onicofagia). Otros componentes de este programa son la utilización de técnicas de relajación para el control del estrés, la detención del pensamiento y la restructuración cognitiva.

Así mismo, se está comenzando a utilizar como co-adyudante de las técnicas anteriormente citadas, los Sistemas de Integración Capilar (son unas mallas de pelo que permiten cubrir la zona afectada por los tirones) y que, al tapar la zona afectada, impiden que el paciente siga arrancándose el mismo y hacer consciente el acto de tirar.

La tricotilomanía está considera como una dolencia crónica. Puede ser temporal o recidivante, es decir que puede reaparecer algún tiempo después de haberla padecido. Aunque también es probable que tras padecer la enfermedad, ésta desaparezca definitivamente y no se vuelva a padecer.

Ante cualquier indicio de la aparición de este trastorno lo más aconsejable es solicitar ayuda médico y/o psicológica cuanto antes para encontrar el tratamiento o terapias más adecuados para, aún en los casos en que no sea posible eliminarla completamente, sí contribuir a una mejoría del paciente.

 

Dra. Catalina Poza. Jefe de la Unidad de Psicología de Instituto Médico Dermatológico.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza