Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

En casos severos de alopecia, las soluciones posibles se acortan, pero eso no quiere decir que haya que resignarse. Puede ser una solución válida, sin duda, pero hay otras disponibles. Usar una peluca es una de ellas.

Peluca como remedio barato contra la alopecia

Una peluca puede llegar a tener ventajas frente a soluciones permanentes como el microinjerto capilar. Para empezar, el microinjerto capilar depende del grado de desarrollo de alopecia: si la alopecia ha despoblado tus sientes y amenaza la coronilla, todavía hay tiempo para recurrir al microinjerto capilar. Pero si el cabello que te queda a la altura de las orejas y en la nuca es débil, entonces las posibilidades de un microinjerto exitoso son reducidas.

Este problema no lo tienes con una peluca. Una peluca funcionará independientemente de cómo te haya afectado la alopecia. Ventaja para la peluca.

Otro punto a favor es su precio. Pelucas hay de varias tipos, empezando por si son de pelo natural o de pelo sintético, pero por muy realista que se vea (a mayor realismo, mayor precio, generalmente), su precio siempre será menor que el del microinjerto capilar. Esto es totalmente lógico: uno es un proceso quirúrgico leve, mientras que el otro es un complemento estético de alta calidad. Si el bolsillo manda, no puede haber ninguna duda.

Control absoluto de la imagen

Pero no sólo el bolsillo importa. Una de las mayores preocupaciones de las personas que se sienten incómodas con su alopecia es la falta de control sobre su propia imagen. Al final, la imagen física es lo primero que perciben de nosotros los demás, así que el poder de influencia que tiene la alopecia en esto es enorme. Si recuperar el control sobre la imagen es primordial, la peluca es el mejor camino para conseguirlo.

Porque una peluca es precisamente eso: control absoluto sobre la propia imagen.

Las pelucas hoy en día pueden adaptarse al tipo de cabello que se quiera, y hablamos aquí de colorvolumentexturaorientación, pero también del peinado que se desee. Ni siquiera el pelo propio otorga tal grado de control.

Esta es una de las razones por las que un buen número de personas deciden pasarse a la peluca cuando empiezan a ver que su cabello no cumple con sus expectativas. Podrían invertir dinero en recuperarlo, pero prefieren tener el control total que ya hemos comentado.

Esto nos lleva a otra de las ventajas de la peluca: son una solución muy rápida. Una peluca de calidad tardará unas pocas semanas en prepararse, un tiempo parecido a la suma de preparación, operación y posoperatorio de una operación de microinjerto capilar. Sin embargo, una vez tengas la peluca, sus resultados son inmediatos. Un microinjerto requiere de unos tres meses para ver los primeros avances y de unos nueve para ver avances definitivos.

Por tanto, escoger una peluca tiene algunas ventajas muy razonables. Primero, es una solución asequible, aunque ya decimos que hay mucha diferencia entre una peluca de calidad (calidad por sus materiales pero también por el grado de personalización). Segundo, permite un control absoluto sobre nuestra imagen. Y tercero, sus efectos son visibles desde el primer segundo en que te colocas la peluca.

¿Tiene desventajas la peluca?

Una de las dudas más repetidas es si se puede hacer vida normal con una peluca. La respuesta a esta pregunta es sí. Las pelucas llevan adhesivos tan eficaces que permiten hasta el baño en piscina, si bien hay que tener cuidado con las especificaciones de la peluca referidas al color y la influencia del cloro y otros agentes que suelen usarse en piscinas. Prácticas deportivas normales (los de riesgo sí que admiten más dudas) y cualquier otra actividad física pueden realizarse sin problemas con una peluca de calidad.

Otro temor es si la peluca quedará bien. Aquí depende más del usuario de la peluca que de la propia peluca. Nos explicamos. A la hora de escoger una peluca, es muy habitual que los especialistas asesoren al cliente ý le orienten sobre su elección también desde el punto de vista estético. Aquí entra el sentido común. ¿Has peinado melena rubia durante toda la vida y dudas entre optar por una peluca rubia o color chocolate? Antes hablábamos del control de la imagen, que es total, pero también conviene preguntarse si un cambio tan radical resultará natural para las personas más cercanas al usuario de la peluca.

Cuando hablamos de pelucas realistas, ¿hasta qué punto son realistas? Existe la creencia de que incluso las buenas pelucas se notan, bien por el color, por la textura o incluso por cómo reaccionan a los elementos. Una buena peluca es como el mito de los falsificadores de cuadros: a los mejores nunca les pillan.

Con las pelucas pasa lo mismo. Como prueba sólo tienes que fijarte en cualquier alfombra roja de una entrega de premios. Muchas, muchas personalidades llevan pelucas –no extensiones, sino pelucas completas y sistemas como nuestro IMD·S Hair Systems, pero lo que transmiten es pura naturalidad.

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar