fbpx

Cosas que no debes hacer para evitar daños en el cabello

Tener un pelo cuidado es el anhelo de muchos hombres y mujeres y, aunque no es una tarea fácil, sin duda merece la pena. Además de encontrar los productos adecuados para tu tipo de pelo, hay que evitar ciertas prácticas que provocan daños en el cabello.

Según un estudio realizado por una prestigiosa empresa cosmética, las españolas están entre las europeas con el pelo más castigado; es hora de cambiar eso con esta “Guía de lo que no hay que hacer para conseguir un pelo bonito”:

Cosas que no debes hacer para evitar daños en el pelo

  • No usar un protector del calor a la hora de utilizar el secador, las tenacillas o la plancha. Las altas temperaturas pueden causar graves daños en el cabello, por lo que usar uno de calidad para protegerlo es muy importante.
  • Usar muchos productos. Esto es un error: es mejor utilizar los productos justos y necesarios que se adecuen a nuestro tipo de pelo.
  • No cortarlo nunca para dejarlo crecer. Este es el peor enemigo de una melena larga, ya que las puntas se abren y el pelo se vuelve quebradizo, por lo que es mejor sanearlo cada dos o tres meses.
  • Desenredarlo cuando está mojado. El pelo húmedo está muy vulnerable, por lo que lo mejor es quitar los nudos antes de ducharse.
  • Exponerlo al sol sin ningún tipo de protección. El pelo también queda expuesto a las radiaciones solares, por lo que utilizar un producto especial para su protección en la época estival es una muy buena práctica para evitar que se seque tanto.
Facebook
Twitter
WhatsApp

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

1ª Consulta Gratuita

Identifica tu alopecia en 1 minuto

La caída del cabello también puede deberse a ciertas enfermedades como el lupus, la diabetes y algunas infecciones poco comunes. En estos casos, la alopecia temporal puede ser un síntoma más de la afección, por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla adecuadamente.