fbpx

Edulcorantes, ¿son tan malos como dicen?

El mundo de los edulcorantes siempre es complicado. Para unos, son el último recurso para no olvidarse de sus tostadas de mermelada de melocotón; para otros, los edulcorantes son mucho peor que el azúcar: tienen un origen oscuro, provocan enfermedades y, además, engordan igual. ¿Qué hay de cierto en todos estos prejuicios anti-edulcorantes? De eso mismo hablaremos en el post de hoy.

edulcorante y cafe

Pero antes, entendamos por qué tomamos edulcorantes en vez de azúcar. La razón principal es que el azúcar es malo. No es un descubrimiento reciente, pero tampoco está tan extendido como para hacer caer las ventas de CocaCola o de donuts. El azúcar es malo por varios motivos: provoca obesidad, diabetes, te lleva a que te alimentes peor (el azúcar es adictivo, te hará comer más azúcar y, por tanto, peor)… ¿Hacen falta más razones?

Ante todas estas desventajas surge la alternativa al azúcar, los edulcorantes. Conservan el sabor dulce del azúcar pero no provocan los problemas que hemos explicado antes. Entonces, problema resuelto, los edulcorantes son buenos… ¿O no?

Edulcorantes más extendidos

Los edulcorantes más extendidos son la sacarina, el aspartamo, la estevia y los polialcoholes. La sacarina se descubrió en 1879, y es el edulcorante más utilizado. Al igual que casi todos los edulcorantes, la sacarina no suma calorías ni añade energía a nuestro cuerpo. Lo único que tiene en común con el azúcar es su dulzor. En los años 70 se sospechó que podía tener alguna relación con la aparición de tumores, pero los estudios no fueron concluyentes, y hoy en día su consumo es totalmente seguro.

El aspartamo es el que peor prensa tiene de todos los edulcorantes. Quizá la culpa de ello sea que es lo que endulza la CocaCola Light, que es uno de los objetivos en la lucha contra el azúcar (y con razón). El aspartamo se empezó a utilizar a finales de los años 70, una década en la que se produjeron cientos de estudios sobre las causas de cáncer. Uno de estos estudios estaba centrado en el aspartamo. Al igual que con la sacarina, los resultados no fueron concluyentes.

planta de estevia

La estevia es un edulcorante popular gracias a su etiqueta de natural: es una planta. Por otro lado, no tiene un sabor tan neutralmente dulce, como el aspartamo, y de ahí que no haya triunfado tanto. Es más reciente que los otros edulcorantes comentados, pero eso no ha impedido que también fuera analizada para ver si existía relación con el cáncer. De nuevo, nada.

Y llegamos al último de los edulcorantes estrella: los polialcoholes. Bajo este nombre engañoso (o casi: algunos alcoholes, como el etanol, surgen de la fermentación del azúcar) se encuentran los edulcorantes más utilizados en mermeladas y versiones light de productos ultraazucarados. A diferencia de los demás edulcorantes, los polialcoholes tienen más sustancia: tienen algunas calorías, aunque residuales, y también añaden algo de energía al organismo, aunque no tanto como el azúcar normal. Son los edulcorantes más modernos, así que todavía no están bajo la sombra de la sospecha.

¿Todo ventajas?

Tenemos entonces que los edulcorantes apenas tienen calorías y que no añaden esa energía urgente que se almacena en forma de grasa en los michelines. ¿Dónde está el truco? No hay truco, la ciencia ha demostrado que los edulcorantes son más saludables que el azúcar.

¿Significa eso que nos podemos hartar a tomar mermelada light?

No, el verdadero problema de los edulcorantes es que acabes por tomar tantos que desarrolles una adicción al dulce. El dulce es adictivo y de lo que se trata es de no depender de alimentos dulces, lo sean por efecto del azúcar o de los edulcorantes. De nada sirve sustituir el azúcar con edulcorantes si somos igual de adictos, porque cuando falte la mermelada light, nos hartaremos de tigretones, y eso sí que es peligroso para la salud.

Facebook
Twitter
WhatsApp

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

1ª Consulta Gratuita

Identifica tu alopecia en 1 minuto

La caída del cabello también puede deberse a ciertas enfermedades como el lupus, la diabetes y algunas infecciones poco comunes. En estos casos, la alopecia temporal puede ser un síntoma más de la afección, por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla adecuadamente.