Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Tomar el sol es uno de los grandes placeres de la vida. Hay quienes esperan ansiosos la llegada del buen tiempo para disfrutar de la exposición al sol y del tono bronceado en su piel. Últimamente, no obstante, los medios han tratado de convencernos de los daños de la exposición solar en nuestra piel y nuestro pelo. Pero, ¿de verdad tomar el sol es tan peligroso para la salud?, ¿cómo podemos evitar sus consecuencias negativas? Desmitificamos algunas cuestiones relacionadas con la exposición al sol, además de haber ofrecido consejos para cuidar nuestra piel y nuestro cabello.

Efectos de tomar el sol

Para empezar, hay que advertir que la protección solar debe aplicarse varias veces durante la exposición al sol. En especial, cuando su factor de protección es bajo. Tanto las personas morenas como las blancas necesitan protegerse, ya que si bien las morenas tardan más en quemarse; al final, también lo hacen y los daños son los mismos. El cabello protege al cuero cabelludo y, cuando hay falta de cabello, es importante proteger la zona con crema solar de protección total para prevenir quemaduras y cáncer de piel.

Mujer tomando el sol

La crema protectora debe ser un elemento imprescindible en nuestro equipaje, tanto si hace un sol radiante como si está nublado e, incluso, aunque llueva. Y es que los rayos UVB estarán incidiendo sobre nosotros igualmente. Asimismo, nunca debemos bajar la guardia, ni siquiera cuando ya estemos bronceados, porque el sol penetra en las capas más profundas de la piel.

Protege tu cabello del sol

Los estragos del sol se muestran en la piel, pero también en el pelo. La regla de oro para protegerse es usar sombrero. También existen gamas protectoras capilares, por lo que debes elegir la que más se adapte a tu tipo de pelo.

Si te preocupa la salud de tu pelo, acude a nuestros profesionales para que hagan un estudio personalizado y te den el tratamiento adecuado para mejorar tu salud capilar.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza