Los huevos son sensacionales para el cabello, pero ¿qué pasa con el colesterol?

Los huevos son la fuente comestible de proteínas más completa de la naturaleza. Comparados con cualquier otro alimento, como las carnes o los pescados, los huevos los miran desde muy arriba. No sólo tienen más proteínas, y muchas veces incluso más vitaminas y minerales que los alimentos que proceden de la carne de los animales, sino que además nuestro cuerpo absorbe más cantidad de nutrientes cuando come huevos que cuando come cualquier otra cosa. Así de buenos son los huevos. ¿Y para nuestro pelo? Pues si tenemos en cuenta que el 90% de nuestro cabello son proteínas, imagina cómo de beneficiosos son los huevos. Pese a todo, los huevos tienen un lado oscuro muy presente en nuestra sociedad. ¿Se merecen esta desconfianza? En el post de hoy hablaremos de ello.

Si hablamos de los mejores alimentos en sus categorías, los huevos tienen que estar ahí. Si el agua es la mejor bebida para nuestro organismo o el aceite de oliva, la mejor grasa, el huevo es la mejor fuente de proteínas.

El huevo, además, no sólo contiene proteínas de gran calidad, sino que viene bien cargado de vitaminas A y E, que son excelente antioxidantes, vitamina D, que ayuda a la absorción del calcio y un montón de vitaminas del grupo B, como la B1, B2, B6 y B12. En este blog ya hemos dicho muchas veces que si quieres tener un pelo sano, tienes que ayudar a que tu cuerpo metabolice lo que comes para potenciar la creación de nuevas células, y todo esto, que es muy importante, se consigue con grandes dosis de vitamina B.

¿Algo más? Sí, el huevo también tiene hierro, zinc y selenio, además de otros minerales. Destacamos estos porque los tres nos interesan para tener un pelo saludable.

El lado oscuro de los huevos

No todo podían ser ventajas, ¿verdad? Tradicionalmente se han considerado los huevos como alimentos con los que tener cuidado por su elevado contenido en colesterol. Como demostraron los numerosos estudios que se realizaron en EE.UU. durante los 60 y 70, el colesterol aumenta el riesgo de padecer ataques al corazón y otros problemas relacionados con el flujo de sangre en las arterias.

cesta-huevos

Sin embargo, estudios recientes, y no tanto, han demostrado que las conclusiones de los años 70 no eran del todo acertadas, pues si bien la grasa y el colesterol guardan relación con problemas de salud, lo cierto es que no hay una relación de causa-efecto. Los nuevos estudios demostraron que hay que hacer matices, y por eso se puso el foco en detallar qué colesteroles son más peligrosos y cuáles lo son menos.

De esta forma llegamos al colesterol. El colesterol es una grasa esencial en nuestro organismo, pues forma parte de todas las células de nuestro cuerpo y de procesos relacionados con hormonas tan relevantes como los estrógenos y la testosterona. Nuestro cuerpo necesita el colesterol.

Los detalles importan

El matiz viene en que el colesterol requiere de unas proteínas para que llegue a las células y haga todos estos procesos tan importantes. Y es aquí donde aparece el quid de la cuestión: hay proteínas, o mejor dicho lipoproteínas (pues tiene su ración de proteínas pero también de lípidos o grasas) que son buenas y otras que son malas. Las buenas reciben el nombre de HDL o colesterol bueno, para entendernos, y las malas, LDL o colesterol malo.

Lo que sí han demostrado los estudios es que a mayor cantidad de colesterol LDL, mayor riesgo de sufrir ateroesclerosis, que es la acumulación de grasa en las arterias, un problema que puede desembocar en ataques al corazón, embolias y otras consecuencias fatales. ¿Por qué ocurre esto? Porque el colesterol malo, el LDL, puede acumularse en las arterias, reduciendo así el espacio que tiene la sangre para circular.

¿Dónde entra el huevo en todo esto? La importancia del huevo está en que es un alimento con mucho colesterol. Cada huevo tiene 200 mg, lo que puede ser mucho si se tiene en cuenta que el máximo recomendado es de unos 300 mg… al día.

La cuestión, y el motivo principal para la defensa del huevo, es que la mayor parte de este colesterol es HDL, es decir, del bueno. ¿Por qué este HDL se considera bueno? Porque, a diferencia del LDL, que se acumula en las arterias, el HDL sirve para limpiar el colesterol del organismo. Es decir, tener altos niveles de HDL en sangre es mejor que no tenerlos. Eso sí, cuanto menos LDL, mejor.

En resumen, los huevos son un alimento completo y beneficioso que ha sido maltratado durante décadas. ¿Son recomendables en todos los casos? No, pues tiene mucha grasa y un colesterol que hay que controlar, pero si se tiene el visto bueno del nutricionista, ya decimos que no hay un alimento mejor ni para nuestro organismo ni para nuestro cabello.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar tu comentario, aceptas nuestra política de privacidad

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

Pin It on Pinterest

Share This