Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Cuando tenemos un hijo, estos no vienen con un manual que nos diga que es lo que debemos hacer y cómo debemos hacerlo en cada una de las etapas por las que nuestro niño va pasando.

Educar es una tarea muy complicada y siempre nos surgen dudas acerca de cómo lo estamos haciendo, si estamos haciendo lo correcto, o por el contrario, nos estamos equivocando…esto significa ni más menos que el tema de la educación de nuestros hijos nos preocupa y…nos preocupa mucho.

educación

LOS ESTILOS EDUCATIVOS:

Definimos un estilo educativo como la forma en que los padres se relacionan con sus hijos en el día a día y que buscan enseñarles a desenvolverse en el mundo que nos ha tocado vivir. Los estilos educativos que utilizan cada padre o madre, dependen en buena medida de:

  • El carácter de los progenitores.
  • El tipo de educación que hayan recibido los padres por parte de sus progenitores.
  • Las situaciones en que se producen las distintas conductas que muestra el niño.
  • La forma en que los padres interpretan dichas conductas.
  • Las características personales del propio niño.
  • Relaciones afectivas existentes entre padres e hijos.

Con todo ello, podemos hacer una clasificación de cuatro grandes tipos de estilos educacionales, aunque, en la mayoría de los casos, los padres pueden llegar a utilizar varios dependiendo del momento vital en el que se encuentren, del carácter del niño, la situación, etc…

  1. Estilo Educativo Autoritario
  2. Estilo Educativo Permisivo
  3. Estilo Educativo Negligente
  4. Estilo Educativo Democrático

ESTILO EDUCATIVO AUTORITARIO:

  • Los padres utilizan gran cantidad de normas y reglas que cumplir.
  • Dichas normas son rígidas e inflexibles.
  • Las muestras de afecto suelen ser escasas.
  • Se utiliza la imposición, frente a la negociación o el diálogo.
  • Los padres se muestran impulsivos en sus actos.
  • Hay un abuso en la utilización de los castigos.
  • No hay consideración por el interés del menor.
  • Los padres suelen querer conseguir cosas que no están a la altura del nivel madurativo del menor.

Como consecuencia:

  • Los hijos se muestras obedientes y sumisos siempre que estén presentes las figuras paternas, sin embargo, en su ausencia, son niños muy inseguros y temerosos.
  • Poseen una baja autoestima.
  • Suelen ser niños con mayor posibilidad de padecer depresión en la edad adulta.
  • Suelen manifestar sentimientos de culpa.
  • Suelen evitar los conflictos por tener pocas o nulas habilidades sociales.

ESTILOS EDUCATIVO PERMISIVO:

  • Los padres muestras continuamente cariño y afecto por sus hijos.
  • Las normas y límites se utilizan raramente.
  • La vida familiar gira en torno al niño, en base a sus preferencias y gustos.
  • Suelen evitar que se produzcan conflictos.
  • Los padres no suelen ser modelos de aprendizaje, sino que los niños aprenden por sí sólos.
  • Son otros adultos los que se encargan de educar al niño, en lugar de los progenitores.

Como consecuencia:

  • Muy bajo rendimiento académico por que no se esfuerzan, no porque no tengan capacidad.
  • Muy baja tolerancia a la frustración.
  • Son niños muy inestables emocionalmente, no son capaces de regular sus impulsos.
  • Son frecuentes los cambios de humor.
  • Son niños muy inseguros.

ESTILO EDUCATIVO NEGLIGENTE:

  • Se muestran insensibles e incluso fríos con sus hijos.
  • Las normas no existen.
  • Suelen abusar del castigo.
  • No se implican ni en la educación ni en la crianza de los niños.
  • Escasas muestras de afecto.
  • Las necesidades del menos no se tienen en cuenta.

Como consecuencia:

  • Muy baja autoestima.
  • No son capaces de aceptar las normas y los límites.
  • Ausencia de empatía.
  • Propensos a los conflictos.

ESTILO EDUCATIVO DEMOCRÁTICO:

  • Se muestran cariñosos, afectuosos y cercanos a sus hijos.
  • La comunicación es fluida entre padres e hijos.
  • La educación del menor busca convertirlos en personas independientes y autónomas.
  • Se utilizan normas y límites que están claramente establecidos por ambas partes.
  • Suelen usar el refuerzo en lugar del castigo.

Como consecuencia:

  • Gozan de una buena autoestima.
  • Son generosos con los demás.
  • Gran empatía.
  • Son niños competentes con una gran cantidad de habilidades sociales.
  • Son niños independientes y autónomos.
  • Tienen un gran sentido de la responsabilidad.
  • Muestran afecto y tienen muy buena relación con los padres.

En resumidas cuentas, el estilo educativo utilizado por padres en la crianza de los hijos no es el único factor determinante en la conducta de los mismos, pero si uno de los más importantes. Los estilo educativos se pueden aprender y controlar, y, en función de lo expuesto anteriormente, los beneficios del estilo democrático es mayor que en el resto.

En ocasiones, por las propias características personales del niño, se hace necesario combinar varios estilos educativos, optimizando los beneficios de los mismos.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar