Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

El ser humano es un mamífero con la costumbre de olvidar que sigue perteneciendo al reino animal. Quizá por eso nos sorprende compararnos con otras especies y encontrar curiosa la forma en que el pelaje se manifiesta en nuestros cuerpos.

Hombre con un pelo largo y con un abrigo de pelo

¿Para qué sirve el pelo?

En la naturaleza, el pelo cumple muchas funciones, entre las que están la conservación del calor corporal, la protección contra insectos, la impermeabilización o el camuflaje.

El pelo también también cumple una función importante en la etapa reproductiva de los individuos, pues sirve para ayudar a propagar feromonas que son liberadas por las glándulas sudoríparas. Los humanos, por cierto, no estamos a salvo de los efectos seductores que tienen estas sustancias químicas desarrolladas por nuestro laboratorio biológico.

Imagen de la ceja y el ojo de una chica con los ojos verdes

En las fosas nasales y los oídos, el pelo sirve como filtro para evitar que pasen partículas indeseadas a nuestro organismo. De igual modo, las filas de pelos que bordean nuestros párpados, y que llamamos pestañas, cumplen la función de escudos contra el polvo, el polen o cualquier otra pequeña materia que pudiera lastimar nuestros globos oculares.

¿Y nuestro pelo?

Si tenemos en los monos un pariente evolutivo relativamente cercano, ¿por qué los primates siguen teniendo abundante pelaje en todo el cuerpo, mientras que nosotros nos hemos deshecho de él?

Imagen del pelaje rojizo y gris de gatos

Hay varias hipótesis que explican cómo el ser humano perdió el pelo corporal a lo largo de su evolución. La más aceptada explica que se debió a una adaptación frente a las altas temperaturas de la sabana africana. Cuando los humanos se empezaron a mover a regiones más frías, resolvieron el asunto confeccionando prendas que les permitían regular su temperatura, no solo en función de la estación que atravesaban, sino también de las distintas exigencias de sus actividades de supervivencia (correr, nadar, acampar, etc.). Esto hizo que el pelaje perenne se hiciera innecesario.

¿Se nos subió el pelo a la cabeza?

La sabiduría popular dice que el 80% del calor se pierde a través de la cabeza. No queremos arriesgarnos a defender un porcentaje tan elevado, pero lo que sí es verdad es que las zonas distales (más alejadas del centro del tronco) son las más vulnerables al frío.

Imagen de una chica desnuda en el mar, pero solo en la cabeza

Ya hemos dicho que el problema de la temperatura fue resuelto por nuestro ancestros con la fabricación de ropa, pero la cabeza cubierta representa una desventaja de visión, respiración y comunicación, por lo que se entiende que no pasara tanto tiempo envuelta como el resto del cuerpo. Ahí donde nuestro talento heurístico no pudo llegar, la naturaleza lo resolvió con practicidad, aumentando la capacidad de crecimiento del pelo en la zona craneal. Luego, una vez más, la selección natural hizo el resto.

¡Por eso nuestro trabajo es cuidar la fina obra de ingeniería de la naturaleza!

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar