Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Son muchos los cuidados que podemos ofrecer a nuestro cabello como lo hacemos con otras partes del cuerpo. Uno de ellos, de sencilla aplicación y que tenemos siempre a mano, son los masajes capilares, que contribuyen a incrementar la irrigación de sangre en el cuero cabelludo, nutriendo y oxigenando los folículos pilosos.

La irrigación sanguínea aporta variados beneficios al cabello. Como hemos apuntado, nutre los folículos pilosos, fortaleciendo de esta manera nuestro cabello. Asimismo, la suave fricción de este tipo de masajes facilita que el sebo y los residuos existentes en la parte más externa del cuero cabelludo se liberen, mejorando la respiración de esta zona de la piel.

Los masajes capilares contribuyen a incrementar la irrigación de sangre en el cuero cabelludo, nutriendo y oxigenando los folículos pilosos.

Los masajes capilares contribuyen a incrementar la irrigación de sangre en el cuero cabelludo, nutriendo y oxigenando los folículos pilosos.

Por otra parte, con este tipo de maniobras se consigue una mejor absorción de los productos en aquellos tratamientos capilares donde estos se aplican vía tópica. Y qué decir tiene que este tipo de masajes contribuyen también a la relajación general de la persona que lo recibe.

Formas de aplicar los masajes

Existen diversas técnicas a la hora de llevar a cabo un masaje, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • fricciones: se realizan en forma circular o en vaivén en un solo sentido, de manera lenta, suave y uniforme.
  • frotaciones: se desliza la palma de la mano o la yema de los dedos comprimiendo con mayor o menor intensidad la piel y realizando círculos o espirales.
  • percusiones: se efectúan golpes rápidos y breves efectuados con las yemas de los dedos o la palma de la mano en forma cóncava.
  • presiones: se comprime una zona con la palma de la mano, las yemas de los dedos o la mano cerrada.
  • vibraciones: se llevan a cabo con la palma de la mano o la yema de los dedos ejerciendo una leve presión sobre la piel al tiempo que se realiza la vibración.

Frecuencia y precauciones

Para que los masajes capilares tengan eficacia, es necesario realizarlos con frecuencia a lo largo de la semana, por ejemplo,  2 o 3 veces. No obstante, no es nada conveniente realizar masajes sobre cuero cabelludo con inflamación, grietas, heridas abierta en la piel, granos, lunares o erupciones cutáneas.

Además de los masajes capilares, existen otras formas de nutrir y oxigenar el cabello como el láser y la ozonoterapia capilar, técnicas que te ayudarán a mantener tu pelo sano y fuerte. En las clínicas capilares de IMD se aplican ambas técnicas.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar