Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Las semillas de lino han formado parte de la historia de la humanidad desde hace muchos siglos. Los egipcios envolvía sus momias en sábanas de lino, porque el lino representaba la pureza y la luz divina. Desde un punto de vista más terrenal, las semillas de lino, o linaza, como también se las conoce, son son la fuente más abundante de omega 3. Esta cualidad nutricional, así como su contenido lignanos (fibras que además de favorecer a la digestión son antioxidantes) y en vitamina B1, nos han llevado a incorporarlas en numerosos platos para obtener las ventajas que le ofrecen a nuestro organismo desde adentro.

¿Por qué el lino?

El uso tópico de las semillas también es muy beneficioso, y no solo eso, sino que puede resultar de mucha utilidad. Por ejemplo, con un proceso mínimo podemos extraer de ellas un fijador de cabello natural que, además de mantener el pelo en su lugar, lo nutre. Al hervir las semillas, el mucílago que contiene la fibra se disuelve en el agua y forma un gel.

El gel se puede utilizar en el cabello para darle forma y brillo. Este fijador resulta de particular utilidad para no exponer a los niños a productos químicos. También es muy usado entre las personas que por sus hábitos o por estética necesitan usar fijador a diario o casi, como los deportistas y las personas de pelo rizado.

¿Cómo se hace?


Preparar el gel de semillas de lino es muy sencillo, solo se añade una cucharada de semillas de lino a un litro de agua y se deja hervir. Luego, se cuela y se deja enfriar. Se puede guardar en un recipiente de vidrio en el frigorífico para conservarlo. Algunos recomiendan agregar un toque de jugo de limón para prolongar el tiempo de conservación.

Es recomendable no conservar gel de semillas de lino durante más de una semana, pues la humedad en el recipiente puede desarrollar hongos, perjudiciales para nuestra salud capilar. Lo mejor es ajustar las cantidades de la receta para obtener un volumen de producto adecuando a nuestras necesidades.

¿Cómo se usa?


Después de lavar el cabello como se hace habitualmente, utilizando siempre shampoo y acondicionador de calidad, se aplica un poco de gel en el cabello con las manos limpias. Esto ayudará a desenrredarlo. Una vez peinado, se aplica el gel necesario para fijar el cabello dónde se desea. No es necesario enjuagar, pues funciona como nutriente.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar