Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Los gatos, esas extrañas criaturas -mitad animal doméstico, mitad dios del internet- llevan incorporados los más fascinantes mantos de pelo. Ya nos detuvimos a estudiar el pelo de los perros y sus diferencias con los humanos. Ahora es el turno de los felinos.

Aunque perros y gatos suelen ser, por consenso popular, polos opuestos, cuando se trata del pelo, estos animales tienen más cosas en común que con los humanos. La piel de los humanos está dotada de glándulas sudoríparas que le sirven para regular su temperatura. En cambio, los gatos, al igual que los perros, están cubiertos de un pelaje, y no tienen glándulas sudoríparas a lo largo de su cuerpo. Sin embargo, este pelo cumple funciones muy útiles tanto en el frío como en el calor.

¿Para qué les sirve el pelo a los gatos?

Como otros animales peludos, los gatos conservan su pelaje como una fantástica confección de la naturaleza que les reporta numerosos beneficios:

  • Protección contra los rayos UV.
  • Impermeabilización.
  • Abrigo contra el viento.
  • Escudo antiparásitos hematófagos.
  • Sistema de comunicación y disuasión contra posibles amenazas.

 

Si no sudan, ¿cómo regulan la temperatura los gatos?

La exposición al sol puede dañar la epidermis y deshidratar rápidamente a cualquier gato. En temporadas estivales, los gatos son más propensos a dormir durante el día. La aversión al agua de los gatos es mundialmente famosa. Sin embargo, es bien sabido que los gatos tienen la obsesiva costumbre de acicalarse. Cuando hace mucho calor, su saliva los ayuda a reducir su temperatura.

Los gatos tienen algunas zonas de piel descubiertas (almohadillas, labios y ano) con glándulas sudoríparas por las que transpiran. En días muy calientes, es posible ver cómo dejan marcas de patas húmedas al andar por el suelo caliente. Como último mecanismo de termorregulación, los gatos jadean para liberar el calor interno, expulsándolo por la boca.

¿Por qué sueltan tanto pelo los gatos?

Los gatos son famosos por dejar sus pelos por donde pasan. Este, al igual que el de todos los mamíferos, tiene un ciclo de crecimiento y muda. En gran medida, el volumen de caída responderá a las estaciones del año y la necesidad de termorregulación del felino.

Aunque es perfectamente normal que el gato suelte algo de pelo, también es cierto que hongos, parásitos, alergias, sarna, dermatitis o estrés que podrían causarle una pérdida irreversible. Al igual que recomendamos con el cabello de nuestros pacientes, es importante mantenerse atento señales de alerta para tratar cualquier afección a tiempo.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar