Consecuencias psicológicas de la alopecia infantil

Aunque no es algo demasiado común, la caída de cabello también puede afectar a niños y adolescentes.

Cuando ésta se produce, además va acompañada de sufrimiento tanto por parte del menor que la padece como por parte de los padres y de la familia que lo acompañan.

Peinado de niña

Independientemente de la forma en la que se caiga el pelo, todos los niños manifiestan además una serie de efectos psicológicos, que es necesario tratar conjuntamente con la alopecia.

La alopecia infantil puede producirse por diversos motivos, siendo los más comunes los siguientes:

  • Infecciones por hongos o dermatofitosis. En este caso la caída del pelo se produce como consecuencia de una infección en el cuero cabelludo. El pelo se cae de forma temporal, de tal manera que, una vez que la infección desaparece, el cabello vuelve a crecer.
  • Enfermedades autoinmunes. Se trata de una afección del sistema inmunitario y se produce cuando los glóbulos blancos atacan a los folículos pilosos, produciéndose la caída del cabello en forma de placas redondeadas de diferentes tamaños. Se suele asociar con eventos estresantes.
  • Por tracción. Se trata de una alopecia que suelen padecer con mayor frecuencia las adolescentes y se produce cuando se somete el cabello a algún tipo de tensión o tracción de forma reiterada, por ejemplo, peinándose con colas de caballo, trenzas…
  • Alopecia producida por tics o trastornos psicológicos, como la tricotilomanía (de la que hemos hablado en post anteriores).
  • Efluvio telógeno, en el que los folículos pilosos encargados de producir nuevos cabellos se cierran impidiendo la renovación y el crecimiento de otros nuevos. El efluvio telógeno suele estar producido, en el caso de niños, como consecuencia de la toma de determinados medicamentos, factores estresantes o causas psicológicas.
  • Efluvio anágeno, que está producido por medicamentos, en concreto como efecto de la administración de quimioterapia en el tratamiento de procesos cancerígenos. Afortunadamente, este tipo de alopecia desaparece una vez que se ha terminado el tratamiento contra la enfermedad.
  • Causas genéticas, suelen ser poco comunes.

 

¿Cómo afecta psicológicamente la pérdida de cabello a los niños?

La caída de cabello tanto en personas adultas como en niños y adolescentes, provoca un sufrimiento que, si no se trata a tiempo, puede llegar a tener consecuencias psicológicas severas.

  • Estado anímico deprimido.
  • Retraimiento escolar.
  • Retraimiento social en el caso de adolescentes.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Baja autoestima.
  • Rechazo de la propia imagen corporal.
  • Negarse a ir al colegio y/o instituto.
  • Negarse a salir a la calle.
  • Sentimientos de vergüenza.
  • Cuadros depresivos.
  • Ausencia de ganas de vivir.

Todas estas consecuencias psicológicas son lo suficientemente graves como para no hacer que pasen desapercibidas ni por la familia del menor, ni por el profesional de la salud y deberían ser tratadas conjuntamente con el tipo de alopecia que sufra el niño.

Por este motivo, es necesario acudir al médico con el objetivo de investigar las causas de la pérdida de pelo. También es muy importante, que los padres reciban una explicación adecuada de lo que está sucediendo, los factores que lo están causando y evitar de esta manera empeorar la situación psicológica, lo que sin duda agravaría aún más la alopecia.

Madre e hija pequeña abrazadas

Por último, debemos tener en cuenta que la inmensa mayoría de los motivos por los que se cae el pelo en niños y adolescentes son reversibles, de tal manera, que una vez que la causa que produce la pérdida de cabello desaparece, el pelo volverá a crecer con normalidad.

 

Dra. Catalina Poza. Jefe de la Unidad de Psicología de Instituto Médico Dermatológico.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar tu comentario, aceptas nuestra política de privacidad

Pin It on Pinterest

Share This