Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

El minoxidil es, junto con la finasterida, el único tratamiento recomendado para combatir las primeras fases de la alopecia androgenética, cuando la destrucción de folículos pilosos todavía no es muy elevada. El minoxidil es un vasodilatador y tiene una función muy precisa: estimular el torrente sanguíneo para que los nutrientes lleguen en mayor número y más rápido a los folículos pilosos.

El objetivo del minoxidil es prolongar la actividad de los folículos pilosos que todavía no han sido dañados. De este modo, el minoxidil no sólo interrumpe la caída del cabello, sino que, al reactivar los folículos pilosos que se encontraban débiles, puede ocurrir que se regenere el pelo, si bien suele ser un cabello ralo y fino.

Hombre se mira al espejo y observa su alopecia

El principal efecto secundario del minoxidil: dejarlo reinicia el proceso

El minoxidil se administra en concentraciones del 2% en el caso de las mujeres, del 5% en el caso de los hombres, vía tópica normalmente. Tiene una efectividad de entre el 15% y el 60%, sus primeros resultados suelen ser visibles a los 6 meses y su principal efecto secundario es que interrumpir el tratamiento, que suele ser una doble aplicación al día o cada dos, suele suponer la pérdida total del cabello conservado.

Es decir, que se vuelve a la situación de partida, pero con el trauma de ver caer el pelo que se había mantenido. Este problema en un tratamiento que es vitalicio es un efecto secundario que tiene que advertirse desde el primer momento.

Otro efecto secundario derivado del tratamiento es el llamado efecto shedding (del inglés shed, derramar), que consiste en la pérdida parcial del cabello regenerado a los 2 ó 3 meses de iniciarse el tratamiento. Es normal: el pelo regenerado, que es más débil, se cae para dejar paso a otro un poco más robusto, si bien nunca como el original en la mayoría de los casos. Aunque es un inconveniente más que molesto, no se debe interrumpir el tratamiento. Esta caída controlada forma parte del tratamiento con minoxidil.

En cuanto al resto de efectos secundarios, el minoxidil tiene cierta ventaja sobre otros tratamientos, como la finasterida, pues sus consecuencias negativas, en caso de que las haya, suelen limitarse al cabello o a la zona de aplicación del tratamiento. Esto lo convierte en un tratamiento poco agresivo.

Sequedad e hirsutismo

Casi todos los efectos secundarios consisten en problemas derivados del alcohol utilizado en el tratamiento: picazón, deshidratación, irritación o ardor. No tiene por qué ocurrir, pues el alcohol está presente en casi todos los productos que usamos para el cabello, pero sí puede darse el caso de que el alcohol contacte con una zona del cuero cabelludo más sensible y produzca molestias, más allá de la habitual propiedad desecadora del alcohol.

alopecias-localizadas

El otro efecto secundario asociado al minoxidil es un daño colateral de tomarse el tratamiento en pastillas: hirsutismo. En el caso de los hombres no suele llamar la atención un aumento del vello facial, e incluso habrá más de un barbilampiño que lo agradezca, pero para las mujeres sí puede suponer una incomodidad. El efecto vasodilatador suele estar bastante controlado cuando la aplicación es tópica, bien en gel o en sprays, pero cuando el minoxidil se toma en forma de pastillas, el efecto estimulante suele producirse a nivel global, especialmente en aquellas zonas donde abundan los folículos pilosos más productivos, pero también en otros lugares, como la cara, los brazos o el pecho.

Existen otros efectos adversos derivados del tratamiento con minoxidil, pero tienen más que ver con las características propias del alopécico –alergias, especialmente– que con el fármaco. Por todo ello, lo más recomendable es que antes de iniciar un tratamiento con minoxidil, consultes con tu dermatólogo. Nunca insistiremos lo suficiente en recalcar que el minoxidil es un tratamiento vitalicio que obliga a un compromiso total: la aplicación del fármaco todos los días.

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar