Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

La alopecia en niños es un fenómeno tan raro como llamativo, ya que no es habitual dar con casos importantes o que se mantengan en el tiempo. Los bebés quedan excluidos de esta regla, ya que pierden cabello y lo regeneran con facilidad durante sus primeros meses de vida. No es un pelo grueso como el que tendrán más tarde, sino un vello que surge, cae y se repone en su cabeza como una parte más de su crecimiento.

alopecia-en-nin%cc%83os4

Si hablamos de niños crecidos, entonces sí podemos hablar de alopecias, aunque la mayor parte serán temporales. En este post veremos las causas más habituales que pueden provocar la caída del cabello. Es importante recordar que, aunque puedas ver reflejado tu caso en el texto, es imprescindible consultar con un pediatra o con un dermatólogo pediátrico, ya que ellos y sólo ellos podrán averiguar por qué se produce la pérdida del cabello.

Peinados demasiado tirantes

La primera causa de alopecia en niños no es estrictamente una alopecia, sino la pérdida de cabello en zonas muy localizadas. La razón son los peinados que ejercen demasiada tracción sobre el cabello, como trenzas, recogidos y coletas tirantes, especialmente si se usan gomas sin recubrimiento de tela y horquillas sin baño plástico; en este caso, el pelo se arranca al quitar estos complementos.

Los peinados que recogen el pelo tienden a tirar desde las puntas a la raíz, un mal que no siempre se detecta porque el niño acaba acostumbrándose a la molestia. Cuando estos peinados se repiten, la cantidad de pelo arrancado empieza a ser considerable y provoca pequeñas calvas en las zonas donde nacen los peinados tirantes. La mejor forma de evitar esta alopecia es reducir la tensión de estos peinados y espaciarlos en el tiempo.

Areata, la alopecia que provoca calvas como monedas

Es una enfermedad rara cuya causa se desconoce, aunque la teoría más extendida es que se trata de una reacción autoinmune: el organismo del pequeño toma algunos folículos pilosos como amenazas y los neutraliza, lo que provoca que el pelo se caiga y no se reponga. Las calvas con forma de monedas es la firma de este tipo de alopecia.

El origen de esta enfermedad es tan misterioso como su evolución, pues existen casos de enfermos que sí recuperan el pelo y otros que no.

alopecia-en-nin%cc%83os2

Cambios en el ciclo vital del cabello

Son los llamados efluvios, y consisten en que el ciclo de vida del cabello, que comprende tres fases (crecimiento, reposo y caída) cambia o se interrumpe. El resultado es que el pequeño sufre alopecia hasta que el ciclo vuelve a activarse.

La causa de este tipo de alopecia está en el consumo de medicamentos y en tratamientos médicos agresivos, como la quimioterapia y la radioterapia.

Alopecia por Estrés

La alopecia por estrés o alopecia nerviosa está mucho más extendida entre los mayores, pero también se da entre pequeños sometidos a fuertes entornos de tensión o que han experimentado alguna experiencia traumática como la pérdida de un ser querido o una adaptación muy dificultosa a un nuevo entorno.

Convivir con situaciones estresantes puede incrementar los niveles de cortisol y provocar, entre otros problemas, la pérdida del cabello en los más pequeños.

Tricotilomanía

Aunque siempre se ha pensado que la tricotilomanía, o hábito compulsivo de arrancarse el cabello, tenía que ver con situaciones de estrés, lo cierto es que hay estudios que afirman que estos hábitos se dan con mayor facilidad cuando los jóvenes están tranquilos, muchas veces incluso cuando ven la televisión.

La tricotilomanía está más extendida entre los adolescentes, aunque no es raro encontrar casos en niños más pequeños. Al igual que la alopecia por tracción, las calvas se producen al arrancar voluntariamente el pelo, no por la caída, como en el resto de casos vistos hasta ahora. Resolver por qué el pequeño se arranca el pelo sin darse cuenta es una tarea para el psicólogo.

alopecia-en-nin%cc%83os1

Hongos

La alopecia más habitual provocada por hongos en pequeños es la tiña del cuero cabelludo. Se produce por unos hongos parásitos que se instalan en el cuero cabelludo y producen una costra amarillenta que impide el trabajo de los folículos pilosos. La consecuencia, además de picores y piel escamada, es que el pelo empieza a caerse.

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica o caspa grasa se produce por la sobreproducción de grasa de las glándulas sebáceas. Estas glándulas segregan la grasa que envuelve nuestro cabello para protegerlo y dotarle de flexibilidad. Pero puede ocurrir que produzcan más de la necesaria, lo que provoca problemas de caspa y de pelo grasiento. O, en el peor de los casos, también puede provocar la dermatitis seborreica, que lleva a la formación de costras en el cuero cabelludo y a picores, infecciones y la pérdida de cabello.

Causas genéticas

La alopecia areata también podría formar parte de este apartado, pues otras teorías sugieren que su aparición se debe a la predisposición genética. La alopecia androgenética es la alopecia de origen genético más extendida y, como el resto de alopecias genéticas, suele manifestarse en edad adulta.

 

Más información en este artículo de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar