Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

La menopausia es una de las causas de la alopecia androgenética femenina. Se debe al maremágnum hormonal que se produce una vez alcanzada esta época. Los estrógenos, las hormonas femeninas, empiezan a perder influencia en favor de las hormonas masculinas: aumentan la testosterona, la androsterona y, la que más influye en la alopecia, la dihidrotestosterona o DHT. Con este nuevo reparto de hormonas y con el aumento de la influencia del lado masculino, aparecen algunos problemas asociados al hombre, como la alopecia androgenética.

La alopecia androgenética femenina o FAGA es consecuencia del aumento de la influencia de ciertas hormonas masculinas: las hormonas DHT bloquean los folículos pilosos e impiden que desarrollen el cabello, con lo que terminan por destruirse. Sin embargo, los efectos son distintos y generalmente no tan drásticos como en el caso de los hombres. No es tan visible como en los hombres

Las primeras fases de FAGA suelen limitarse a una pérdida del número de cabellos, que ahora es menos denso, y a un pelo más fino. Se ve menos pelo, pero la imagen dista mucho de parecerse a una alopecia masculina, con entradas o calvicie en la coronilla.

alopecia femenina

Las fases medias de la FAGA ya sí son más evidentes. La fase avanzada más habitual, y esto no significa que sea mayoritaria, consiste en la pérdida gradual de cabello en la zona más alta del cabello, donde nace, como se suele decir. En esta zona sí se hace visible la pérdida de cabello, especialmente si la mujer tiene el pelo oscuro, pues la piel es visible a través del pelo fino, o si se peina con raya en medio, pues deja fácilmente entrever la raíz. El resultado es que se hace claramente visible una zona donde hay menos pelo.

Pero hay que recordar que la incidencia de la alopecia androgenética femenina es muy inferior a la de los hombres: a partir de la menopausia, la FAGA suele aparecer en un 40% de las mujeres. Y en cuanto a su desarrollo, no es habitual que se produzcan las calvas que se han comentado. Las fases más avanzadas de esta alopecia, con zonas despobladas y pérdida de cabello incluso en las zonas frontal y lateral de la cabeza, son excepcionales.

Soluciones

Que los efectos de la FAGA sean tan limitados en la mayoría de los casos abre un abanico de soluciones con unas posibilidades de éxito muy altas: para las primeras fases, soluciones de prevención; para las fases donde la alopecia es más visible, soluciones permanentes. Vamos a repasarlas.

Soluciones preventivas

Dentro de las soluciones preventivas destacan tres: tratamientos antiandrógenos, tratamientos de estimulación y tratamientos preventivos.

Los tratamientos antiandrógenos buscan reducir la influencia de las hormonas masculinas en el cuerpo de la mujer, ya sea equilibrando el número de hormonas de uno y de otro sexo, o bien limitando el poder de las hormonas masculinas. Los dos tratamientos antiandrógenos más extendidos son el acetato de ciproterona, común en Euopa, y la espironolactona, común en el continente americano. En este post los explicamos en profundidad.

mujer feliz

Los tratamientos de estimulación son menos agresivos que los hormonales, pues éstos tienen efectos secundarios que van más allá del cabello. Los tratamientos para la estimulación se limitan al cabello. Destacan dos:

  • Láser de baja potencia. Es un tratamiento no intrusivo para regular la caída del pelo mediante la estimulación de la circulación en el cuero cabelludo. También llamado Láser de Baja Potencia (o LLLT, Low Level Light Therapy, en inglés), consiste en la aplicación de un dispositivo láser sobre las zonas despobladas, o amenazadas, del cuero cabelludo. El láser capilar actúa sobre los tejidos del cuero cabelludo favoreciendo el riego sanguíneo y, por tanto, estimulando la producción de cabello.
  • Mesoterapia Capilar . Consiste en insertar factores de crecimiento en la sangre del paciente en zonas localizadas para favorecer la regeneración celular que favorece el desarrollo del cabello. El tratamiento se resume así: se extrae sangre del paciente, se enriquece esta sangre con factores de crecimiento, y se inyecta esta sangre reforzada en el paciente, particularmente en aquellas zonas donde se necesite esta ayuda para la regeneración capilar.

El tercer tipo de soluciones preventivas son los tratamientos preventivos, donde sobresalen el minoxidil y la finasterida. La finasterida es un bloqueador hormonal −y por ello podría entrar entre los tratamientos hormonales− que no se recomienda en mujeres fértiles. El minoxidil, por su parte, es un vasodilatador.

Soluciones definitivas

Sólo para casos donde la pérdida de cabello sea visible y ya no haya marcha atrás. Existen tres opciones: microinjerto capilar, pelucas y sistemas de integración capilar. Si el microinjerto capilar es la opción preferida de los hombres, entre las mujeres los tres tratamientos están más repartidos. Que sea una operación quirúrgica suele alejar del microinjerto a las mujeres, que apuestan por soluciones menos intrusivas, y de efectos más rápidos, como las pelucas o los sistemas de integración capilar. Éstos ganan terreno cada vez más sobre las pelucas por sus múltiples ventajas (adaptabilidad y control de la imagen), tal y como explicamos en el post dedicado a las ventajas de elegir sistemas de integración capilar.

Síguenos en las redes sociales

Diseño web: Ensalza

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar