fbpx

Usar planchas para el cabello con seguridad

Antes de nada, no nos engañemos: por muchos añadidos tecnológicos que tengan las planchas, y eso que ya vamos por aplicaciones de nanotecnología, usarlas nunca va a ser bueno para nuestro cabello. Es normal. Las planchas para el pelo funcionan porque rompen la estructura interna del cabello al aplicar calor y, justo después, reconstruyen su estructura por medio de la presión de las planchas, de tal forma que el pelo queda liso u ondulado, depende de la forma que se dé con las planchas. Romper con calor, reconstruir con presión. Es un proceso que, se haga como se haga, va a dañar el pelo. Pero hay algunos consejos que se pueden seguir para minimizarlo.

Las claves para reducir el daño

54265309_sAntes de explicar algunas pautas seguras hay que destacar dos claves. Primera, la mejor manera de no estropear el pelo con unas planchas de alisado es no usarlas. El cine, la publicidad y las pasarelas suelen apostar por el cabello liso, pero esto no se debe a razones estéticas -¿alguien puede asegurar que el pelo liso es más bonito que el rizado o que el ondulado?-, sino puramente funcionales: el pelo liso es más fácil de peinar, admite un mayor número de peinados y, además, se le puede añadir extensiones más fácilmente que si fuera otro tipo de pelo. Así es que, si tienes el pelo rizado u ondulado, valóralo como se merece y piensa seriamente si vale la pena estropearlo para que luzca liso.

La segunda clave para reducir el daño es limitar al máximo el número de alisados. Esto es problemático, pues quien usa planchas tiende a utilizarlas casi a diario. ¿Por qué no reducir su uso sólo para los fines de semana o para las ocasiones especiales?

Y, ahora sí, las otras claves para usar con seguridad las planchas para el pelo:

  1. Lavar antes el cabello. De esta forma eliminarás no sólo las partículas de suciedad, sino también parte de la grasa acumulada en el cabello. Cuanta menos materia haya en el cabello, más eficiente será la acción de las planchas. Y si tienes un pelo muy rizado, lavar el cabello con un champú alisador hará las cosas más fáciles.
  2. Secar. Aunque hay planchas que permiten el alisado en cabellos húmedos, no es nada recomendable. Como ya hemos dicho muchas veces por aquí, el cabello húmedo es más frágil que cuando está seco. Lo mejor es que seques el cabello con una toalla y, si aún está húmedo, termines de secarlo con un secador.
  3. Desenredar. Pasar un peine para eliminar los nudos es muy recomendable.
  4. Usar un spray de protección térmica. De esta forma reducirás, un poco, el daño de las planchas.

Algunas cuestiones a tener en cuenta sobre las planchas: material, fijación y temperatura

Es importante que elijas una buena plancha. Las mejores son las de cerámica o las de titanio, pues ambos materiales mantienen uniformemente el calor y permiten que el cabello resbale entre las planchas. Ojo: es importante que las planchas sean de cerámica o de titanio, no que estén solamente recubiertas de estos materiales. Es fácil distinguir entre unas y otras porque las más baratas sólo tienen una capa superficial de estos materiales.

También hay otras propiedades útiles, como las planchas para el cabello que incluyen ionizadores. Su función última es evitar que el pelo se encrespe.

La fijación de las planchas puede parecer un asunto secundario, pero no lo es. Básicamente, hay dos tipos de fijación de planchas: fijas y basculantes. Las segundas se adaptan mejor al cabello y, por tanto, reparten mejor la temperatura.

Y, por último, la temperatura. Hay planchas a temperatura fija, a temperatura variable que tú puedes manejar y otras, normalmente más caras, que tienen sensores que varían la temperatura según las mediciones de humedad que haga el propio aparato. Estas últimas se pasan de avanzadas y las primeras, las de temperatura fija, se quedan cortas. Las mejores son las que permiten variar la temperatura, pues dependiendo del grosor de tu cabello necesitarás más o menos calor para romper su estructura interna. Cuando estrenes la plancha, empieza siempre por temperaturas bajas y ve probando si cumplen su función. Que una plancha pueda alcanzar los 235° no significa que tengas que usarlo. De hecho, a lo mejor sólo necesitas la mitad de calor para obtener el efecto deseado, y cuanto más baja sea la temperatura, menos daño causarás a tu cabello.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Soluciona ya tu caída

Si tienes problemas de caída o alopecia y quieres ponerle solución, lo primero es un diagnostico médico correcto.

Reserva tu primera cita gratuita sin compromiso que incluye Diagnóstico y Test Capilar de tu cabello.

1ª Consulta Gratuita

Identifica tu alopecia en 1 minuto

La caída del cabello también puede deberse a ciertas enfermedades como el lupus, la diabetes y algunas infecciones poco comunes. En estos casos, la alopecia temporal puede ser un síntoma más de la afección, por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla adecuadamente.