Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Cuando notamos un problema con nuestro cabello, bien porque nos parece frágil, ralo o porque directamente nos encontramos mucha cantidad en la almohada o en la ducha, solemos buscar el remedio en champús especializados o en mejunjes 200% naturales, pero rara vez nos preguntamos si estamos comiendo como deberíamos.

Sin embargo, es muy habitual que la solución a los problemas pasajeros con el cabello se encuentre en nuestra alimentación y, particularmente, en la ingesta de vitaminas, porque lo que muchas veces sucede es que no alimentamos a los folículos pilosos con los nutrientes que necesita.

Por eso, vamos a repasar las principales vitaminas que afectan al estado de nuestro cabello.

Vitaminas del complejo B

Son la base del crecimiento del cabello, pues casi todas, o al menos las que vamos a ver aquí, tienen mucho que ver con la regeneración celular.

Una de las principales es la biotina o vitamina B8, esencial para el metabolismo y la regeneración celular. Es importante para que el cabello crezca fuerte y sano, pero también la piel, y por eso es habitual encontrar la biotina entre los tratamientos para dolencias en el cuero cabelludo, como la dermatitis seborreica. A muchos os sonará la biotina porque es el ingrediente principal del famoso champú para caballo, que tanto dio que hablar hace unos años.

 

photo-1440178536296-c1041e136dda

 

Otra B importante es la cobalamina o vitamina B12. También potencia el metabolismo celular, pero cumple además con una función decisiva: participa en la creación de glóbulos rojos, cuya función es, como ya explicamos en este post sobre la anemia, hacer llegar el oxígeno a todos los tejidos del organismo. La vitamina B12 hace que el folículo respire.

Tampoco hay que olvidarse de la vitamina B3 o niacina, un vasodilatador que hace que aumente el flujo sanguíneo y lleguen más nutrientes al cabello.

Por último, entre las vitaminas B que cumplen la función regeneradora también hay que destacar la vitamina B9, más conocida como ácido fólico.

Las vitaminas B se encuentran en el hígado, la carne de vaca y de pollo, el pescado, el huevo y la leche y sus derivados.

Vitamina C

Al igual que las del complejo B, la vitamina C también interviene en la regeneración celular, pero además cumple una función diferencial: protege de los radicales libres, causantes del envejecimiento. Los radicales libres son males a escala atómica que desgastan las células sanas. Se crean en diversos procesos de nuestro organismo, como en la regeneración celular o en la defensa contra un virus, pero también aparecen en entornos contaminados, de tabaquismo o por la mala alimentación. Un escudo eficaz contra los radicales libres son los antioxidantes, como la vitamina C, que se puede encontrar en cítricos y en las verduras de hoja verde.
photo-1447699080189-1506569a2c4d

Vitamina E

La vitamina E también mejora la circulación de la sangre y, por tanto, hace que el cabello crezca más y mejor. También tiene propiedades antioxidantes. La encontrarás en las nueces, almendras, avellanas, pipas y hortalizas de hoja verde, como las espinacas o el brócoli.
photo-1417217601328-d3c66e6f1d48

Vitamina A

Otro antioxidante. Pero además de proteger contra el desgaste causado por los radicales libres, la vitamina A también se encarga de producir grasa que protege el cabello y que lo mantiene brillante e hidratado. Puede ocurrir, aunque no sucede en todos los casos, que un exceso de vitamina A conduzca a la sobreproducción de grasa y que ésta origine problemas como la caspa excesiva. Esta vitamina es abundante en el hígado, las zanahorias, el brócoli, la col, las espinacas o la lechuga.

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar