Llámanos al 91 123 07 12Solicitar consulta

Es una pregunta recurrente que no por contestada deja de aparecer en foros y blogs. La respuesta es… depende. Depende del producto, de la cantidad que uses y de la periodicidad. Eso sí: tiene que quedar claro desde el principio que por mucho que uses este tipo de productos, y hablamos de productos de marcas conocidas, no de sucedáneos orientales, la laca, la gomina o la espuma no van a hacer que pierdas pelo. Lo desmejorarán, pero el abuso de estos productos por sí sólo no provoca la caída del cabello.

peinado fijado con gomina

Como ocurre con muchos productos de belleza en bote y spray, el alcohol juega un papel fundamental en su conservación. Es bueno para el producto, porque repele cualquier bacteria nociva y mantiene sus propiedades intactas, pero es malo para el cabello y para la piel, porque los reseca. Las fórmulas más recientes reducen la cantidad de alcohol y buscan otras sustancias con las mismas ventajas pero menos inconvenientes, así que el daño al cabello es menor.

El abuso de productos con alcohol provoca sequedad y pérdida de brillo en el cabello, y también puede producir descamación en el cuero cabelludo si el contacto es muy prolongado.

Laca: peligros y usos recomendados

La laca fija y da volumen. Su funcionamiento es semejante a rociar partículas muy pequeñas de pegamento, de tal forma que estas pequeñas partículas forman una película viscosa que, en el caso del cabello, fijan el peinado. Los fabricantes dicen que sus fórmulas más modernas son más ligeras y que por eso consiguen fijar el cabello sin que éste pierda sus movimientos naturales: esto no es posible: o esta fijo o se mueve de forma natural. Las dos cosas no pueden suceder al mismo tiempo. La consecuencia de usar estos productos nuevos es que, como en efecto son fórmulas más ligeras, tienes que echarte más cantidad de producto para conseguir que tu peinado quede como a ti te gusta durante más tiempo. Al final esto es perjudicial para el cabello. Y para el bolsillo.

Lo importante si vas a usar una laca es que tengas claro qué peinado quieres tener. Si quieres un cardado clásico, con mucho volumen en la parte frontal de la cabeza, la laca puede serte útil. Pero si quieres peinados que esquiven la gravedad, lo mejor son las gominas. La laca funciona mejor si se trata de fijar la forma de grandes volúmenes, como moños o recogidos. El pelo se acumula en una parte de la cabeza y la laca fija la posición. Esa es su función. Y la cumple.

En esta clase de peinados, además, la cantidad de cabello que entra en contacto con la laca es reducida, sólo la parte exterior del moño, de tal forma que el producto apenas influye en el cabello.

En cuanto a cómo usarlo con seguridad, lo mejor es aplicarlo a una distancia de entre 25-30 centímetros mientras la mano realiza un movimiento circular. Ráfagas cortas para que la sustancia se pose en el cabello y lo pegue. Y si lo que buscas no es tanto la fijación como el volumen, un recurso muy eficaz para aumentar el volumen de cabello es inclinarse, dejar caer el pelo sobre la cabeza hasta que sea visible la raíz y aplicar ahí, en la raíz, la laca. De esta forma fijarás algunos cabellos que, unos sobre otros, generarán cierto volumen.

Espuma, gomina y otros fijadores: peligros y usos recomendados

Las espumas ofrecen una variedad de efectos más que interesantes: sirven para alisar, para rizar o para dar un aspecto de pelo húmedo, entre otros efectos más imaginativos. El efecto es temporal por mucho producto que uses, pero lo que va a tardar más en irse son los residuos. La fijación se consigue con sustancias fijadoras: mientras se mantienen en estado líquido o semisólido se confunden con tu cabello; cuando se solidifican, aparecen en forma de motitas blancas o amarillas. No dejan de ser sustancias que no deberían estar ahí así que cuanto menos tiempo pasen en tu cabeza, mejor, si bien los únicos riesgos que hay para tu cabello, si el producto es bueno, son básicamente estéticos.

Entre la espuma, la gomina y la cera, la espuma es el producto más ligero, debido a que buena parte de sus efectos, como conseguir mayor volumen, se deben a la cantidad importante de gas que contiene; cuando el gas se va, pierde eficacia (y aparecen las motitas blancas). En cuanto a la gomina y la cera, ambos productos esculpen el cabello apelmazándolo por su viscosidad: la gomina es más líquida, la cera, más grasa.

Si vas a usar gomina o cera, reserva las cantidades mayores para las formas de tu cabello que quieras fijar, no uses la misma gomina para fijar un tupé, que requiere de cierta cantidad para asegurar la forma, que para mantener el resto del cabello en su sitio; para grandes superficies de cabello, quédate en las puntas, no empapes tu pelo hasta la raíz.

En cuanto al modo de aplicación, lo mejor es que te extiendas la gomina en las palmas de las manos, nunca la eches directamente en el cabello. En el caso de la cera, dado que su efecto es inmediato, mejor reduce el riesgo y usa los dedos.

Foto Designed by Freestockcenter / Freepik

Síguenos en las redes sociales

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar