Disruptores hormonales: qué son y cómo nos afectan

Productos químicos que causan problemas hormonales

Los disruptores hormonales son sustancias que se encuentran en el ambiente, los alimentos y en algunos productos químicos y que afectan al sistema endocrino causando daños graves en nuestro organismo.

Las hormonas mandan señales químicas desde el cerebro a los diferentes órganos del cuerpo para que realicen funciones fundamentales en nuestro desarrollo. Estos disruptores intervienen suplantando la actividad hormonal y desequilibrando el sistema, lo que puede ocasionar alteraciones graves:

  • Enfermedades de salud reproductiva: pubertad precoz, cáncer de mama, de testículos o próstata, disminución de la fertilidad o malformaciones en los genitales de los bebés.
  • Trastornos del metabolismo: obesidad o diabetes.
  • Problemas cardiovasculares
  • Alteraciones neurológicas: Déficit de Atención e Hiperactividad, alteraciones de conducta, Parkinson…

¿Dónde se encuentran los disruptores endocrinos u hormonales?

Principalmente se encuentran en:

Plásticos: sobre todo en aquellos que contienen BPA (bisfenol A) PVC o PC (policarbonato). Estas sustancias se emplean para fabricar contenedores de alimentos (latas, botellas de agua no reutilizables, botellas de aluminio…) pero también en juguetes, biberones, chupetes, electrónica o electrodomésticos. La legislación europea prohibió su utilización pero actualmente están permitidos con el único requisito de pedir autorización para utilizarlos en su fabricación.

Pesticidas: alrededor de la mitad de nuestros alimentos están contaminados con plaguicidas y pesticidas. Procloraz es un fungicida muy utilizado y permitido en la Unión Europea. Si la exposición se mantiene a largo plazo las alteraciones hormonales pueden producir desórdenes y malformaciones sexuales y también problemas de tiroides con posible impacto en el desarrollo del cerebro. No existe una dosis segura.

Insecticidas y ambientadores del hogar: todos hemos tenido que deshacernos de alguna plaga de insectos en nuestra casa. Muchos de los insecticidas que utilizamos son irritantes y tóxicos para el sistema nervioso y sospechosos de causar algún tipo de cáncer. Lo malo es que muchas veces se quedan en el ambiente y luego pasan a formar parte del polvo de la casa con sus efectos nocivos adicionales. Los ambientadores químicos también son nocivos para nuestra salud.

Cosmética y productos de higiene: muchos productos que aplicamos sobre nuestros cuerpos pueden contener sustancias perjudiciales para la salud como las cremas solares, laca de uñas, champús, cremas de afeitado…

Alimentos: aquellos alimentos más expuestos a los pesticidas son susceptibles de estar más contaminados. Las verduras y las frutas como las lechugas, tomates, pepinos y manzanas parece que presentan índices mayores de químicos disruptores. También hay que poner especial cuidado en el pescado azul, por el alto contenido en mercurio.

 ¿Cómo evitar la exposición? ¿Qué precauciones seguir?

Las mujeres embarazadas y los niños deben de seguir con más cuidado las recomendaciones sugeridas ya que el feto está mucho más expuesto a los cambios químicos que puedan darse en su organismo.

En cuanto a los alimentos, se recomienda lavar concienzudamente y varias veces la fruta y las verduras. En el caso de que se puedan pelar, siempre es recomendable hacerlo. Si se puede, se recomienda consumir alimentos orgánicos y de temporada pues certifican que no se ha utilizado ningún pesticida en su producción y son mucho más saludables a largo plazo.

Se recomienda evitar el uso de plásticos en la medida en que se pueda. A la hora de calentar recipientes en el microondas hacerlo mejor en contenedores de vidrio o cerámica y seguir estas mismas pautas para su almacenamiento en el frigorífico. Investigar a la hora de comprar juguetes, chupetes y biberones para los bebés asegurándose de que no están fabricados con Bisfenol A, PVC o PC y lo mismo para las botellas de aluminio que es mejor que sean de acero. Ojo con los tickets de compra de algunos sitios, muchos están compuestos de un material térmico altamente tóxico, evitar llevarse las manos a la boca u ojos después de haber tocado la tinta y sobre todo, evitar que los niños lo hagan.

Ventilar la casa a menudo para sacar el polvo acumulado con restos de químicos de productos de limpieza, detergentes, insecticidas o ambientadores.

Para recibir en tu email nuestros consejos y promociones

¡Puedes registrarte aquí! 

Teclado de un ordenador, café, planta, mesa de oficina

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto que mis datos sean utilizados con el fin de enviarme actualizaciones, promociones e información comercial

Acepto la política de privacidad *

* Para cumplir con el nuevo Reglamento Europeo 679/2016, la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal y Ley 34/2002 de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, y restante normativa de aplicación, y para que tus datos estén seguros con nosotros,Instituto Médico Dermatológico S.L y almacenados en nuestro proveedor de hosting, que también es 100% seguro y cumple con la normativa de aplicación, debes leer y aceptar nuestra política de privacidad. Tus datos se conservarán mientras exista interés mutuo para el tratamiento, no serán cedidos a terceros, puede ejercitar sus derechos en el e-mail lopd@imdermatologico.com, puede retirar su consentimiento en cualquier momento, y puede reclamar ante la Autoridad de Control.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest

Share This